Se ha consultado muchísimo durante este año, pero notamos un parate en inversiones porque va a haber un recambio político; por ejemplo, hay incertidumbres sobre en cuánto quedará el dólar con un nuevo gobierno”, analiza, en diálogo con energiaestrategica.com, Pablo Zanella, miembro de la empresa proveedora de productos y servicios de centrales mini hidroeléctricas Microwatt.

Según el empresario, el notable número de personas interesadas por micro turbinas para la generación de energía eléctrica se debe a un mayor conocimiento de la tecnología y varios de estos hipotéticos proyectos podrían llegar a cerrarse durante el próximo año. “Sobre todo recibimos muchas consultas para realizar grandes proyectos; hay buenas expectativas”, observa.

Por otra parte, Zanella señala que de reglamentarse la recientemente promulgada Ley de Energías Renovables N°27.191, en el 2016 habría aún mayores perspectivas de negocio.

El foco está puesto en el artículo 9 del capítulo III, que habla de la obligatoriedad que tendrán los grandes usuarios de energía eléctrica (consumo igual o mayor de 300 KW) de tener que abastecerse con un mínimo de 8 por ciento de energía renovable, de lo contrario se le cobraría una fuerte multa.

El inciso indica que los actores “podrán autogenerar o contratar la compra de energía proveniente de diferentes fuentes renovables de generación”, por lo que se presume inversiones de aquellos que puedan aprovechar el caudal de agua de algún arroyo circundante. “Hay un gran recurso hídrico en diferentes puntos del país”, cuenta Zanella y agrega que la compra de turbinas podría ser más redituable en el caso de que además se sincere la tarifa eléctrica, ya que su duración se estima entre 35 y 40 años y actualmente puede amortizarse en 5 años.