¿Cómo evalúa las condiciones de inversión?

De momento, vemos el concurso como una iniciativa muy positiva. Hubo mucha participación en el evento lanzamiento, lo cual demuestra el interés y apetito por parte de la industria, ya sea de generadores o compradores.

¿Algún aspecto negativo?

Aún no identifico puntos negativos. Considero que en esta primera edición del concurso podremos ver cómo se comporta el mercado y, si hay algo para ajustar, entiendo que seguramente podrá hacerse para un segundo concurso. No obstante, de entrada, creo que este mecanismo puede ser muy bueno para el mercado.

¿Cuánta potencia se puede llegar a instalar a raíz de este mecanismo?

Es un poco difícil poder establecer una cifra. Pero si hablamos de nueva generación limpia que esperamos, puedo mencionar ciertos datos preliminares del sector solar. Por ejemplo, en una estimación que nosotros hicimos a partir un estudio que realizamos con Price Waterhouse: para el 2024, además del 35% de generación de energía limpia que debemos alcanzar para cumplir nuestros compromisos internacionales, debíamos llegar a los 18 GW de energía solar.

¿Cómo se desglosa esa cifra?

Esperamos 6 GW provenientes de las subastas previas, es decir de las tres subastas que ya organizó el CENACE. A partir de nuevas subastas –la cuarta ya sabemos que fue cancelada– esperábamos impulsar la misma cantidad en tecnología solar; en este caso, los concursos eléctricos pudieran llegar a satisfacer esta generación en suministro y consumo.

Por otro lado, con respecto a generación distribuida se esperan alcanzar este año 1200 MW. Por lo que, para 2024 es que esperamos lograr los otros 6GW.

¿Para cumplir esa proyección serían necesarios más concursos eléctricos?

Yo diría que de aquí a 2024 seguramente van a haber varios concursos para poder satisfacer estos números.

¿Cómo evolucionará el mercado hacia contratos con grandes usuarios reemplazando las subastas?

De las 47 centrales solares que están en operación, 16 son derivadas de las subastas y las otras 31 surgieron a partir de otros esquemas.

Hoy hay dos centrales solares en construcción, cada una de alrededor 250 MW que no se estructuraron a partir de subastas y que no tienen un contrato bilateral asegurado, es decir que optaron por Merchant, van a mercado. Esto es lo que vemos más importante hoy. Esperamos que pueda darse efectivamente un mercado con participantes que no quieran agarrarse a un contrato y que tampoco quieran ir a una subasta, porque eso es el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) y esperamos que así pueda funcionar eventualmente.

¿Cómo se sostienen esos 500 MW?

Son financiados con recursos propios y por bancas de desarrollo o fondos internacionales.

¿Qué rol tendrán los concursos entre privados?

El concurso eléctrico pues es como un brazo del MEM. Otros esquemas que vemos al día de hoy incluyen el mercado SPOT, los contratos bilaterales, las subastas –que podrían reactivarse por parte del CENACE o la SENER– o como antes mencioné ir a merchant.

Lo más importante para mí es que los costos de generación de la solar e incluso de la eólica están muy por debajo de otras tecnologías. Entonces yo creo que en el concurso eléctrico estas tecnologías podrían ser igual de exitosas que en las subastas pasadas organizadas por el Gobierno.

¿Se podrán conseguir garantías?

Uno de los temas que favorecían a las subastas era tener contratos a 20 años con CFE, lo que permitía tener una garantía prácticamente del pago. Pero según lo que yo veo con el concurso eléctrico no habría problemas y las garantías provendrían probablemente de la banca.

Respecto a los bloques horarios que se diferenciaron ¿cómo impactará en la tecnología solar?

En una lectura inicial, no está mal el tema horario. Evidentemente hay un tema de disponibilidad acotada para esta tecnología y no lo veo mal de entrada. En otro orden, el almacenamiento podrá cubrir los huecos que pudiera haber si es que hablamos de un sólo proyecto a contratar.

¿Qué puede pasar con los precios?

Para la cuarta subasta que se canceló, se esperaban precios más bajos que en las anteriores, cuyo último promedio era de USD $20 el MWh y los márgenes están ajustados. Pero sigue habiendo bajas en los números, como por ejemplo en Brasil donde recientemente se dieron precios por debajo de hecho, alrededor de los USD $17 el MWh.

Al no participar CFE, habrá que ver qué sucede con los precios. Es bastante prematuro este proceso para estimar una cifra certera, pero se esperan precios alrededor de nuestra última subasta.

¿Qué tamaño de proyectos se esperan bajo este nuevo programa?

Si no aparece un comprador como CFE, yo pienso que tenderán a ser proyectos más pequeños porque atenderán a una demanda más específica.

Nosotros hemos apoyado un concepto que es el de generación distribuida a gran escala, para construir centrales solares cerca de los centros de consumo y que puedan satisfacer una demanda y es donde esperamos que se pueda ir.

Grandes centrales a una escala como la de Villanueva, que es la más grande de América con sus 820 MW, pues seguramente también tienen su sentido. Hay que recordar que la demanda asciende un 3% anual, entonces todavía tenemos una demanda por satisfacer y qué mejor que con renovables como la solar que tiene precios competitivos.

Y en cuanto a líneas de transmisión ¿cómo es el estado del sistema?

Lo que nosotros sabemos es que todas las inversiones ya realizadas para energías renovable, no tienen ningún problema en cuanto a evacuación y transmisión. Pero no ha habido nuevas inversiones, de hecho, se canceló la realización de una, y eventualmente eso podría convertirse en un tema importante.

Nosotros justamente hemos discutido la posibilidad de hacer un estudio para soportar nuestras estimaciones de generación, demanda y espacio en la red, así que esperamos poder iniciarlo prontamente.

¿Tienen previstas reuniones con autoridades?

Nos hemos reunido con el subsecretario Alberto Montoya para presentar planes y proyectos de energía solar. También hemos platicado con comisionados de la CRE y hemos participado como interlocutores de este sector en eventos donde ha ido la secretaria de Energía.

¿Qué temas son prioritarios para ASOLMEX?

Nuestra principal ocupación es que los proyectos que están en construcción y por iniciar obras lleguen a buen puerto, así como también el mercado eléctrico siga funcionando y operando como hasta ahora.

Actualmente, estamos trabajando un programa para llevar lámparas solares a determinadas comunidades, porque identificamos que aún hay un 2% de la población que no tiene acceso a la red eléctrica.

Israel Hurtado, secretario ejecutivo de la Asociación Mexicana de Energía Solar (ASOLMEX)