Las empresas que desarrollan, venden e instalan productos para el aprovechamiento de las energías limpias han captado la necesidad de responder a los requerimientos de consumidores cada vez más exigentes. En los últimos años tuvieron que adaptar su cartera de servicios, diseñando propuestas para distintos usos y niveles de escala.

Lo que en un momento resultó una inquietud de particulares que no estaban conectados a la red ahora se extiende a usuarios con carácter industrial y comercial.  No obstante, el desconocimiento que existe hasta el momento por parte de parte de la sociedad respecto de las características y ventajas que ofrecen estas alternativas de potencia eléctrica, hace que las firmas se preocupen por abarcar distintas opciones: recursos integrales, estándar y a medida.

Esta flexibilidad permite al cliente “comprar una solución autoinstalable u optar por contratar el mismo sistema con instalación llave en mano sin importar la distancia o sitio desde donde se requiera la obra”, señala Javier Lapi, Socio Gerente de “Solar y Eólica S.R.L”, compañía especializada en estos productos.

La empresa que conduce Lapi levantó en pleno centro de Bahía Blanca el primer edificio abastecido por energía solar fotovoltaica en los circuitos de palieres de departamentos, luces de escalera y luz perimetral del edificio.

En una de las plantas de distribución de la empresa Danone – La Serenísima, realizó una obra de energía renovable integral (energía solar Fotovoltaica, energía solar térmica, energía eólica  e iluminación por reflectores de led alta potencia de la playa de estacionamiento). Son algunos ejemplos de las nuevas demandas que presenta el mercado.

La solución que llega al cliente es la misma cuidando todos los detalles de calidad donde se incluyen todos los componentes y accesorios necesarios, una integración de componentes que hicieron posible la venta a distancia por medio de internet con manual y grafico/planos de instalación del sistema, pensado para que el equipo sea instalado por cualquier persona con o sin conocimiento del tema”, detalla Lapi.

Hoy en día el contacto con estas tecnologías se da casi de manera imperceptible, por ejemplo en el rubro iluminación. Miles de domicilios particulares o casas rurales, parques y jardines, complejos turísticos, universidades, empresas mineras y petroleras, fabricas e industrias en general, ya han optado por una opción amigable con el ambiente.

Incluso algunas firmas especializadas en la materia optan en ser ellas mismas las fabricantes de algunos de los productos más solicitados, explica Lapi: “pensando en presentar soluciones reales de ahorro de energía integrales complementamos nuestra empresa siendo fabricantes de luminarias de LED. Hemos desarrollado también sistemas de iluminación autónomas abastecidas 100 por ciento por energía solar fotovoltaica, para ser instalados en columnas verticales, con equipos de distintas potencias y autonomías”.

En la medida en que las inversiones sean amortizadas con rapidez, el crecimiento del sector será cada vez más acelerado y con niveles de demanda que se acerquen al de países donde esta industria ya ha logrado masificarse.