A partir de las 10 de la mañana del pasado viernes 4, cinco corporaciones chinas se reunieron con empresas y entidades nacionales por diferentes intenciones de negocios. La jornada fue impulsada por la Subsecretaría de Desarrollo de Inversiones y Promoción Comercial de la Cancillería Argentina y tuvo lugar en el Salón Fontana del Palacio San Martín, en ciudad de Buenos Aires.

Allí, empresas del gigante asiático se mostraron interesadas en prestar cooperación para el desarrollo de las energías renovables en suelo argentino, especialmente a partir de la biomasa y de la energía eólica. Se dispusieron a evaluar proyectos en carpeta de firmas y organismos nacionales e incluirlos dentro de su cartera de inversiones futuras en el país.

Entre sus objetivos, además de querer participar mediante financiamiento, los integrantes de la comitiva china trasmitieron su intención de vincular experiencias e información entre las instituciones, organismos y empresas de ambos países, en lo que respecta a recursos y posibilidades de generación a partir de fuentes renovables.

Julio Menéndez, gerente y coordinador del comité de Bioenergía de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER), quien participó de la reunión, cuenta a energiaestrategica.com que uno de los ejes de diálogo fue la importancia de integrar la oferta de recursos con la demanda de energía térmica y eléctrica a partir de la biomasa en las distintas regiones de Argentina.

Al respecto, el especialista remarca: “Debemos generar para este tipo de cooperaciones y de integración de inversiones, esquemas que sean equilibrados y beneficiosos para ambos países, teniendo en claro las necesidades y restricciones que ofrece nuestro país para el desarrollo del sector de la energía a partir de biomasa”.

En ese sentido, Menéndez enfatiza que será importante el apalancamiento de proyectos y tecnologías teniendo en cuenta el desarrollo de la industria y el trabajo local. “Tenemos que desarrollar esquemas apropiados a nuestras necesidades”, señala y cierra: “Quedaron las puertas abiertas para seguir trabajando con estos grupos, tanto desde los organismos oficiales como desde las empresas privadas participantes”.