Empresarios valoraron crecimiento de la fotovoltaica en Latinoamérica, Estados Unidos, China y Europa

Las perspectivas del sector solar fotovoltaico mundial son aún más prometedoras para 2021 en China, Estados Unidos, Europa y Latinoamérica.


Estas perspectivas optimistas se desprenden de una encuesta realizada este mes por el Global Solar Council a sus miembros -formados por asociaciones solares nacionales y regionales- y a las principales empresas del sector solar, y han sido reforzadas por los expertos que participaron en un seminario web del GSC sobre los escenarios post-pandémicos.

Los resultados preliminares de la encuesta muestran una mejora en las perspectivas del negocio solar, ya que el 64% de los encuestados espera un crecimiento de las ventas de dos dígitos en 2021, frente al 60% que informó de dicha expansión en 2020.

La encuesta también destacó una mayor aprobación de cómo los gobiernos están apoyando la energía fotovoltaica en términos de planes post-pandémicos y políticas de recuperación verde en comparación con el apoyo prestado en medio de la emergencia sanitaria en 2020.

José Donoso, Presidente del Consejo Solar Mundial, declaró: «La energía solar fotovoltaica es clave para una recuperación económica completa y esencial para alcanzar los objetivos de descarbonización más ambiciosos de muchos países de todo el mundo».

«Tal y como se desprende de la encuesta del GSC, todavía hay margen para un mayor apoyo por parte de los gobiernos, sobre todo en lo que respecta a la mejora de los permisos y la simplificación de los procedimientos de autorización, la mejora de las normas de acceso al mercado de la energía, la mejora de las condiciones y los mecanismos de financiación, las reducciones fiscales y los incentivos para la inversión fotovoltaica y la autoproducción», expresó Donoso.

Los expertos del sector contribuyeron al seminario web, informando de las últimas actualizaciones y previsiones de todo el mundo. Según Paolo Frankl, Jefe de la División de Energías Renovables de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el escenario actual, sin precedentes, está preparando el terreno para una reunión de la COP26 de importancia histórica: después de que la pandemia provocara la mayor caída de la demanda energética mundial desde la Segunda Guerra Mundial (-4% en 2020, con un crecimiento procedente únicamente de las energías renovables y la solar fotovoltaica en particular) se ha producido un impulso político excepcional hacia la transición energética limpia, ya que los países aumentan los objetivos de reducción de emisiones y planifican los mayores paquetes de estímulo verde de la historia económica.

En el frente europeo, la consejera delegada de Solar Power Europe (SPE), Walburga Hemetsberger, valorao: «El sector solar de la UE ha mostrado una impresionante resistencia en 2020, a pesar de la COVID-19, y podemos mirar con orgullo el crecimiento de dos dígitos, con 18,2 GW de instalaciones. Al ser la fuente de electricidad más barata de la historia, y también la tecnología de energía renovable más intensiva en empleo y versátil, la energía solar es un elemento clave para la recuperación ecológica de Europa y los objetivos climáticos y energéticos del Green Deal.»

El escenario es prometedor también en el lado estadounidense. «A pesar de la pandemia y de cuatro años de políticas federales poco útiles, gracias al aumento de la rentabilidad, a la fuerte demanda de los consumidores y a los agresivos objetivos estatales en materia de energía renovable, 2020 fue un año excepcional para el sector renovable estadounidense, con casi 19 gigavatios de nueva capacidad de energía solar instalada. De hecho, el año pasado las energías renovables fueron la mayor fuente de inversión en infraestructuras del sector privado en Estados Unidos», contó Gregory Wetstone, presidente y director general del Consejo Americano de Energías Renovables (ACORE).

«Ahora tenemos una administración presidencial que está tomando medidas sin precedentes para catalizar una transición acelerada hacia la energía limpia y abordar la crisis climática. ACORE espera trabajar con la administración Biden para avanzar en este esfuerzo histórico, ayudando a ofrecer el futuro de energía limpia que los estadounidenses quieren y los científicos dicen que necesitamos.»

Un impulso significativo puede venir de China, como afirmó Yiyang Liu, Secretario General Adjunto de la Asociación de la Industria Fotovoltaica de China (CPIA).

«El año pasado, China instaló más de 48,2 GW de energía solar, el segundo nivel más alto de la historia», comentó.

«La energía solar ha producido el 3,5% de la generación total de energía de China, lo que significa que todavía tenemos un gran potencial para desarrollar la energía solar. Los inversores ven este potencial y están invirtiendo nuevos fondos en el sector, por lo que una capacidad instalada creciente en 2021 puede ayudar a reducir el coste y el precio de la energía fotovoltaica a nivel mundial. El futuro del sector solar es muy brillante».

«A pesar de la heterogeneidad y los diferentes problemas en la región de América Latina, como las barreras financieras en Argentina, la incertidumbre del marco legal en México, la incapacidad de ir más rápido de lo habitual en Brasil y, por supuesto, la pandemia, en 2021 esperamos un enorme crecimiento en varios países», dijo Marcelo Álvarez, Coordinador del Grupo de Trabajo de América Latina del Global Solar Council y Presidente de la Cámara Argentina de Energía Renovable (CADER).

«Se han firmado muchos PPAs, se está llamando a licitación en México, Colombia, Brasil y Argentina, somos testigos de un gran crecimiento en términos de plantas de tamaño medio (200kW-9MW) especialmente en Chile, y Costa Rica es el primer país de Latam que se compromete a la descarbonización para el 2030. Para que el sector crezca más rápido, algunos países necesitan finalizar sus hojas de ruta de descarbonización para que los inversores extranjeros entiendan lo que va a ocurrir en los próximos 10 años.»

«El Global Solar Council cree firmemente en la importancia de dar voz a los actores del sector, de todos los tamaños, en todos los países y a lo largo de toda la cadena de valor», concluyó Gianni Chianetta, director general del Global Solar Council.

«También tenemos que explorar la manera de que otros países sigan el ejemplo de la UE y de EE.UU. al aumentar sus ambiciones en sus planes y objetivos. Los países emergentes necesitan ser apoyados con medidas a largo plazo capaces de financiar su recuperación, como la fijación de precios del carbono.»

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com