Desde HINS Energía S.A. vienen trabajando desde el 2009 en el sector energético. Pero la empresa que originalmente estuvo enfocada a eficiencia, ahora apunta a proyectos de generación a través de renovables.

Este viraje se debe en parte a que en los últimos años, a partir de que se promulgó y se reglamentó la Ley, fueron notando una maduración del mercado y una buena planificación del gobierno para impulsar la generación de energía con fuentes renovables.

“Estuvo muy bien pensado desde lo público al arrancar desde lo macro, después ir bajando en lo que es la cadena apuntando a lo que es la contrataciones entre privados y ahora con la sanción de la Ley distribuida lo que se hace es complementar el abastecimiento a través de fuentes renovables bajando en escala en microgeneración para lo que es industrias, comercios y domiciliarios en su momento”, opinó Carlos Villar CEO de HINS Energía S.A.

La empresa a la que representa Villar, tuvo presencia en las licitaciones de RenovAr asesorando principalmente en temas de ingeniería a inversores, con la instalación de auto consumo para grandes usuarios como principal espectro de negocio en el que se enfocó.

Una apuesta muy grande en el último año fue desarrollar parques de entre 1 a 5 MW en punta de línea, en provincias donde el consumo está centrado y donde creen que hay una necesidad puntal que pueden estar trabajando con las distribuidoras, para abastecer a grandes clientes que tienen en su zona de distribución. Sin embargo, en este tipo de proyectos advierten un cierto desamparo.

Desde la empresa consideran que al ser proyectos que no son competitivos en licitaciones como RenovAr, se necesita de algo más que acompañe su despegue. Esto sería fundamental porque ayudaría a estabilizar el sistema, estar cerca del consumo para abastecer a los clientes que demanden más en distintos puntos y con autogeneración se evitarían los costos de transporte al generar insitu.

En relación a esto Carlos Villar propuso, en dialogo con Energía Estratégica que “se podría instrumentar algo incorporando a las distribuidoras para que tampoco se sientan amenazadas en el avance de generación distribuida y se pueda generar un espectro en el que puedan cooperar provincias, distribuidoras y generadores que puedan financiar los pequeños parques”.

Hay interés en el mercado entre privados en desarrollar proyectos de esta escala (1 a 5 MW). HINS Energía ya habría recibido consultas de varias empresas para diseños de proyectos de autoconsumo y a estos trabajos se suma el estudio de factibilidad de proyectos de generación pequeños en distintas provincias y consideran que aún “no hay una reglamentación que permita que las provincias puedan participar siendo las compradoras de este tipo de energía” y a los privados les cerraría más autogenerar.

Conversando acerca de Proinged y posibilidades de replicas de este programa en otras provincias, Villar opinó que “son buenos para fomentar las renovables en provincia como Buenos Aires por ejemplo, pero está faltando cómo instrumentar la venta de esa energía”. Desde esta visión, habría que terminar de generar alguna reglamentación para que las provincias puedan llegar a captar este tema de generación, trasladar esto a las distribuidoras y al usuario final que va a terminar pagando por la energía.