Colombia viene creciendo de manera vertiginosa en el desarrollo de proyectos de energías renovables no convencionales, tanto a gran escala a través de subastas, como a pequeña escala con marcos de incentivos a la generación distribuida.

No obstante, algunos empresarios consideran que hace falta promover algunas regulaciones que faciliten en desarrollo de mediana escala.

En un webinar producido por Energía Estratégica, esta consulta fue girada al Viceministro de Energía, Diego Mesa, quien destacó que “existen mecanismos vigentes para los proyectos de mediana escala”, como la extensión de IVA y la quita de aranceles para productos importados.

“Estamos tratando de impulsar a que las industrias y comercios que no sean grandes consumidores de energía, pero sí que utilicen cantidades considerables, instalen sus propios parques solares, por ejemplo, autoconsuman energía e inyecten excedentes a la red”, destacó el funcionario.

Al respecto, Jordi Mestre Fontanals, Gerente de Colombia Solar (CSCI), reconoce los esfuerzos del Gobierno por incentivar a las renovables pero sugiere que la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) expida regulaciones que permitan el desarrollo de proyectos de hasta 20 MW de manera más expeditiva.

En diálogo con este portal de noticias, el empresario explica que hoy día para avanzar en un proyecto de estas características es requisito conectarse a una subestación eléctrica de una operadora de red.

Esto dificulta a los emprendimientos que se encuentren a gran distancia de una subestación, no sólo por lo que implicarían gastos de líneas sino pedidos de servidumbre para su recorrido.

“Construir una línea hacia una subestación lejana, repercute en servidumbres de paso, altos costos de dinero y pérdidas de energía”, advierte Mestre y expone que esta obligatoriedad “lo que hace es reducir el número de proyectos” a sólo los que se encuentran cerca de los puntos de conexión.

Lo que propone el empresario es que los promotores puedan montar su propia subestación y que se puedan enganchar al tendido de media tensión de los distribuidores.

¿Cómo sería la operación? Por un lado, el empresario comenta que los operadores de red pueden gestionar esas instalaciones con sistemas de seguridad a distancia, denominados OCR, donde la inyección de energía se puede conectar y desconectar de manera remota si es que se encontrara algún problema.

En cuanto al costo de las obras, el Gerente de CSCI enfatiza que correrían por cuenta del promotor del proyecto y que este debiera “donarle” la obra a la distribuidora, de manera tal que este gasto no sea cargado como ‘activo de uso’ y pueda ocasionarles gastos extras a los contribuyentes.

El empresario comenta que en España funciona de esa manera y así se han desarrollado muchos emprendimientos solares fotovoltaicos de hasta 20 MW.

«En resumen no hay solución más virtuosa que esta: más impulso en las energías renovables , mejor economía de la zona , mejor estabilidad de la red , mejorar los tiempos de construcción . E incluso mejorar algunas redes de las compañías que lo necesiten a cargo del promotor. Esto promovería inversiones en redes que las compañías se ahorrarían», destaca Mestre.

El Gerente de CSCI indica que estos emprendimientos podrían abastecer a comercios e industrias a través de PPAs privados. Del mismo modo, podría comercializar energía con la propia operadora de red.

Jordi Mestre Fontanals, Gerente de Colombia Solar (CSCI)