El martes pasado, se llevó a cabo la 5ta Mesa Foresto-Industrial, que reúne a empresarios de toda la cadena y es encabezada por el Presidente Mauricio Macri, junto a funcionarios de su Gabinete.

A diferencia de reuniones pasadas esta vez se vieron caras nuevas. Debutó como ministro de Producción Dante Sica, que ahora tiene bajo su órbita a Agroindustria, conducida por Luis Miguel Etchevehere, quien también se hizo presente. Además estuvieron los ministros de Transporte y Ambiente, Guillermo Dietrich y Sergio Bergman, respectivamente, y funcionarios provinciales como el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, y el subsecretario de Desarrollo Forestal de Misiones, Juan Gauto.

Entre los empresarios que asistieron estuvo Osvaldo Vassallo, Presidente de la Asociación Forestal Argentina (AFoA), que en diálogo con Energía Estratégica tildó a la reunión como “positiva”. “El balance es positivo siempre que haya diálogo y avances”, agregó en seguida.

En la reunión, el propio Vassallo, ante la mirada de Macri y su gabinete, recordó que el Gobierno se había comprometido a realizar desembolsos por las deudas en los planes forestales y que prácticamente no se efectuaron.

“Le pedimos al Presidente 300 millones de pesos en la Mesa de abril (la 4ta reunión Foresto-Industrial) –recuerda el titular de AFoA-, él se comprometió a conseguir 400 millones: 200 de la Nación y otros 200 de las provincias involucradas en la actividad; pero hasta ahora se han puesto alrededor de 30 millones”.

“Le pedimos que por lo menos giren lo correspondiente a la deuda hasta el día de hoy, que son unos 130 millones de pesos”, completó Vassallo. Según el dirigente, este fondo es vital sobre todo para los pequeños y medianos productores forestales. Macri se comprometió a girar partidas por 300 millones de pesos que serían financiadas con el “Bono Verde” lanzado hace unos meses.

Consultado sobre la posibilidad de que parte de ese fondo se destine al desarrollo de proyectos de biomasa para la generación de energía, Vassallo dijo que esa no será la prioridad del fondo pero que si llegara a haber un remanente podría ser destinado a esos fines, aprovechando los desperdicios forestales de la industria.

“La energía renovable sigue manteniendo un lugar preponderante en todas estas reuniones”, enfatizó el dirigente y recordó la cantidad de emprendimientos que están avanzando en el marco del Programa RenovAr, un total de 18 por 157,7 MW, distribuidos en 8 provincias del país -la mayor parte en el Noreste Argentino.

En ese sentido, el ahora secretario de Agroindustria Etchevehere sostuvo que “la foresto industria es uno de los sectores con más amplio potencial de desarrollo en el país. Al ser un sector a largo plazo, hace falta también una visión a largo plazo. Nuestro objetivo es llegar a las 2 millones de hectáreas forestadas en poco menos de 12 años y atraer las industrias necesarias para darle valor a la madera. Con esto apuntamos a equilibrar o dejar positiva la balanza comercial y generar 100 mil nuevos empleos directos”.