14 de junio 2019

Empresarios apoyan e impulsan modificación de la ley 27.191 para incrementar los objetivos nacionales de generación de energías renovables

El apoyo a la iniciativa presentada se expresó formalmente a través de una carta que CADER envió al diputado Villalonga en la que manifiesta su respaldo y gratitud por las nuevas metas propuestas. Según los datos oficiales, a través de 135 proyectos operativos comercialmente o en construcción, el parque de generación aumentará 4.776 MW de […]


El apoyo a la iniciativa presentada se expresó formalmente a través de una carta que CADER envió al diputado Villalonga en la que manifiesta su respaldo y gratitud por las nuevas metas propuestas.

Según los datos oficiales, a través de 135 proyectos operativos comercialmente o en construcción, el parque de generación aumentará 4.776 MW de potencia instalada, lo que significa 7.200 millones de dólares de inversión.

El total de empleo registrado hacia el mes de abril de 2019 fue de 9.490, considerando puestos generados en las etapas de la construcción, operación y mantenimiento.

Estos resultados, son celebrados por CADER: “Dicho desarrollo de las energías renovables se ha dado, básicamente, en el marco de la Ley Nacional 27.191 y su régimen de promoción, poniendo de manifiesto la importancia crucial que tiene el marco normativo a la hora de definir una política de Estado, que debe trascender a diferentes administraciones”.

En concreto, el proyecto presentado por Villalonga plantea la modificación del Artículo 5 de la Ley 27.191, estableciendo que “al 31 de diciembre de 2030 deberá alcanzarse como mínimo una contribución del 35% a la matriz eléctrica”.

Lea también: «Acceso abierto a la generación distribuida: se esperan 4121 MW de capacidad instalada en pequeña y mediana escala al 2023»

El proyecto de ley fue presentado en la Comisión de Energía y Combustibles de la cámara baja el número de Expediente 0765-D-2019. (Descargar)

En agradecimiento al apoyo del sector empresario, Villalonga expresó: “Es muy importante que la industria comience a discutir la extensión de las metas de participación de las renovables. Para mí es muy relevante ese respaldo porque debe acelerar el debate político a partir del año próximo”.

Y agregó: “tenemos que tener una política en materia de renovables para la próxima década, así como en el 2015 adoptamos una meta para el 2025, el debate que se viene es éste”.

En conclusión, “CADER, como su historia lo demuestra, está predispuesta a trabajar conjuntamente con autoridades provinciales y nacionales con el propósito de lograr un consenso que permita a la Argentina seguir desarrollando el enorme potencial que la energía renovable puede ofrecer durante la próxima década”.

5 Comentarios

  1. Gabriel

    Seria un error avanzar en este sentido.
    En un país que tiene el potencial de Vaca Muerta que necesita ser consolidado con demanda de gas local que permita no solo su explotación sino también la viabilización de las inversiones asociadas a los gasoductos para su extracción seguir subsidiando energías renovables parece carecer de sentido.
    Claramente las EERR tienen un montón de beneficios desde lo ambiental pero creo que dada la situación del país (y lo ya logrado en términos de compromisos de participación) seguir incrementando la obligatoriedad de abastecimiento es un error.
    Que compitan libremente con el resto de las tecnologías y que la ecuación económica defina el momento de la expansión, creo que esa es la forma.

    Responder
  2. Víctor Liste

    Hola Gabriel, las energías renovables (solar y eólica) han bajado tanto sus costos que hoy son más económicas que los combustibles fósiles si se dan las condiciones adecuadas (buena radiación solar o buen viento). Nuestro país tiene excelentes condiciones para ambas energías renovables. La producción de combustibles fósiles está muy subsidiada en el mundo, sin subsidios las renovables son más competitivas y los costos siguen bajando. Es más, muchos estudios preveen que la demanda de combustibles fósiles puede empezar a caer tan pronto como en 5 años, otros dicen que recién en 20. Y las explotaciones que primero van a dejar de ser rentables son las más caras (fracking). Osea que puede que el error sea apostar a Vaca Muerta, incluso dejando la cuestión ambiental de lado. Por cierto, la cuestión ambiental no es un tema menor, sólo tenemos una ventana de 10 años para transicionar fuerte y evitar las peores consecuencias.

    Responder
  3. Jose

    Gabriel, claramente es contradictorio tu planteo, «VM» o mejor dicho los yacimientos no convencionales fueron y son desarrollados en base a subsidios, de no ser así difícilmente serían competitivos y económicamente viables. De hecho, luego del límite a la Resolución 46 se desaceleró el Shale gas y las compañías petroleras están reorientando sus operaciones hacia el Shale oil. Por otra parte, hablar tan genéricamente de las EERR evidencia un desconocimiento de las particularidades y diferencias entre las distintas tecnologías q las componen o un sesgo basado en intereses particulares. En las EERR hay tecnologías como la eólica que puede ser más competitiva que la generación térmica con gas natural sin subsidios obviamente. En otras como la biomasa el análisis es más complejo, tanto por sus externalidades como por la posibilidad de complementación con el gas natural. Como verás hay mucho q aprender antes de afirmar planteos irracionales

    Responder
  4. Miguel

    Gabriel, tenés un punto de vista muy particular. Podrìas profundizarlo un poco más y directamente nos ahorramos los movimientos G 20, y todos esos gastos innecesarios para la humanidad. Por otro lado, potenciar la demanda de gas local es cuestión de que alguna vez la economía se empiece a mover, la industria a crecer, etc. Y el gas de vaca muerta es abundante pero no barato. En Argentina, hoy con excedentes de gas, los consumidores industriales siguen pagando lo mismo que cuando lo importaban ( U$S 5 el MMBTU), aparte de contribuir con sus impuestos para que los que explotan vaca muerta le cobren al Estado alrededor de U$S 7.- el MMBTU, o lo terminen exportando a Chile a U$S 3,3 el MMBTU. Somos muy especiales.

    Responder
  5. Ricardo

    Estoy de acuerdo con lo que plantea Gabriel. Si son economicamente convenientes las EERR que compitan los proyectos con las tradicionales. Ningún esquema con cupos obligados como plantean es bueno ya que se termina forzando una determinada tecnología. Eso es lo contradictorio, son mas baratas pero démosle beneficios fiscales y obliguemos cupos… Es cierto que algunos segmentos de la explotación de gas tienen subsidios, pero igualmente el precio termina siendo competitivo, quitemos subsidios de ambos lados.
    Por ultimo creo que algunos comentarios calificativos no son necesarios ya que son puntos de vista.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Reciba las Noticias

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019