Todo está supeditado a lo que ocurra después del 22 de noviembre”, señala uno de los involucrados con el proyecto. Y explica: “en el medio hay recursos financieros comprometidos que si no se otorgan queda trunco el proyecto”.

Se trata un millonario monto que el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación se comprometió a liberar para la conformación de una empresa nacional de Biotecnología Vegetal con el objetivo de darle valor agregado al agro, no sólo para exportar productos sino para sustituir aquellos que actualmente se importan.

La planta tendrá asiento en Parque Tecnológico Misiones, en Posadas, y participarán los laboratorios: Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres de Tucumán, Agrogenética de La Rioja, Polo Biotecnológico Agroforestal del Chaco y Biofábrica Misiones, de Posadas, además de 12 laboratorios del Conicet, vinculados a biotecnología digital.

La empresa tendrá el nombre de Q-arax S.A. y estiman que para fin este mes y primeros días del próximo obtengan su personería jurídica. No obstante, “el tema del financiamiento es clave”, observan.

En una primera etapa los emprendedores plantean tres líneas de negocio vinculada a investigaciones y desarrollos. La primera volcada a la parte de transgénicos; la segunda, tendrá que ver con tecnología vegetal: todo lo que signifique plantas in vitro para cualquiera de los agro negocios del país; y la tercera con insumos biológicos, es decir, la utilización de microorganismos para reemplazar el uso de químicos en los cultivos. Asimismo, contemplan la posibilidad de generar bioenergía a partir de la producción vegetal.

Sobre el desarrollo del Conicet en estos últimos 12 años

El Gobierno Nacional pasó de invertir en el Conicet 250 millones en el año 2003 a 5.200 millones en 2015, de 3000 investigadores a tener 9000 y de 1800 becarios a 10.000.