El 2019 fue un año importante en materia de energías renovables para Colombia. En dos subastas estatales, el Gobierno de Iván Duque adjudicó proyectos eólicos y solares por más de 2.000 MW, número significativo si se tiene en cuenta que hasta el momento sólo se han instalado 50 MW de energías renovables no convencionales en ese país.

Estos emprendimientos, que traccionarán inversiones por más de 2 mil millones de dólares, estarán construidos durante el año 2022 y 2023, según cálculos oficiales. Eso hace que muchas empresas de talla internacional proveedoras de equipos e insumos pongan su mirada en Colombia.

Más aun teniendo en cuenta que este año el Gobierno nacional impulsará la estandarización de contratos PPA de energías renovables entre privados, a través de mecanismos que en estos momentos está evaluando la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG). Esta posibilidad genera mayor entusiasmo en el sector empresario.

En una entrevista con Energía Estratégica, Andrés Zárate, Country Manager para Chile, Peru y Colombia de Elettronica Santerno, comenta cuáles son las expectativas de la empresa para con el mercado andino.

¿Qué tipo de tecnología están ofreciendo y cuáles son las ventajas comparativas respecto a la competencia?

Desde 1970 que Santerno fabrica equipos de potencia. Nuestra gama industrial y solar (inversores) está diseñada para ser instalada en condiciones ambientales extremas en cualquier parte del mundo. Nuestros productos son estándar pero no seriales. Cada planta es diseñada a la medida del requerimiento del cliente. Nos diferencia además, su robustez.

Desde nuestros comienzos que hemos instalado nuestros equipos en ambientes hostiles, húmedos, áridos, secos, sucios y de alto nivel de contaminación ambiental con polvo, cemento, etc., muchos de los cuales, aún hoy, siguen operando.

¿Ofrecen inversores tanto para grandes centrales como para conexiones de Generación Distribuida?

Sí. Fabricamos inversores de todas las medidas, pero en Latinoamérica nuestro negocio son las grandes plantas de generación solar fotovoltaica de gran envergadura.

Nuestro negocio es sumamente especializado. Vendemos y comisionamos inversores solares en todo el mundo; y vendemos, o nuestros partner (socios proveedores) distribuyen equipos de automatización industrial a través de nosotros.

En Chile tenemos un equipo propio para la mantención de los equipos inversores de plantas solares y pretendemos seguir creciendo en toda la región.

¿Qué perspectivas tienen para con el mercado de Colombia?

Colombia tiene enorme potencial. Al igual como lo hemos hecho en otros países, pretendemos crecer de la mano de nuestros partners: empresas de generación, EPCistas, e inversionistas a quienes entregamos lo mejor de nuestros servicios y dedicación.

Y una vez construidas las plantas con nuestros inversores, ofreceremos el servicio de mantenimiento de los inversores, tal como lo hacemos en otros países.

¿Qué estrategia utilizarán para consolidarse en ese mercado?

Santerno es una marca reconocida, que ha crecido de la mano de grandes empresas de generación, construcción e inversionistas que han confiado en nuestra flexibilidad, y robustez técnico-económica.

Creceremos de la misma forma, dando además, un sólido servicio de post-venta y mantenimiento eléctrico.

¿Qué evaluación hace del mercado latinoamericano en general?

Hoy, a pesar de la inestabilidad político-económica que han presentado varios mercados, Latinoamérica esta con fuertes iniciativas de inversión solar fotovoltaica y renovable.

Existe además, un gran empuje global que nos obliga a todos a generar cambios. Es tremendamente positivo que todos los gobiernos de la región miran con fuerza el desarrollo renovable.

Claramente, que cada país tiene sus propios desafíos, siendo los principales el desconocimiento del mecanismo de construcción, operación y la certificación de los equipos de una planta solar.

Sin embargo, desde mi punto de vista, estos desafíos pueden y deben ser resueltos con prontitud. No se están construyendo instrumentos sofisticados o plantas de generación que requieran años de desarrollo de ingeniería para ser construidas. Las plantas solares y eólicas, por ejemplo, son sumamente simples, a aportan de forma limpia, y sostenible a la generación de electricidad.

Es importante mencionar que para que la región se desarrolle, los gobiernos deben facilitar el ingreso de fuerza laboral extranjera con experiencia.

Creo bastante certero decir que nadie pretende quedarse con el trabajo de la fuerza laboral local. Al contrario, ellas deben aprender de quienes llevan construyendo plantas solares por muchos años y pueden aportar a un desarrollo primario rápido para la fuerza laboral local de cada país.