INPUT-Ingenieure GmbH es una oficina técnica de ingeniería con capacidad y habilitación para el planeamiento de una diversidad de obras civiles de infraestructura e industriales de alta complejidad en materia de biogás.

“En busca del perfeccionamiento y la infalibilidad de la tecnología de nuestras plantas, hemos participado y colaborado con diferentes instituciones alemanas de investigación, desarrollo y formación terciaria (universidades, escuelas superiores técnicas e institutos)”, describe Alberto Argiel, Gerente en la Gestión de Proyectos de INPUT-Ingenieure GmbH.

En una entrevista para Energía Estratégica, el especialista en materia de biogás habla sobre la importancia de que el Gobierno argentino comience a aprovechar el fuerte potencial biomásico de nuestro territorio, como puede ser la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos (FORSU), para la generación de energía térmica, y no tanto a la eléctrica, como se propone el Programa RenovAr.

Cabe destacar que a principios de julio, funcionarios, académicos y el sector empresario se reunieron con este objetivo, en el marco de la primera Mesa de Trabajo de Biomasa para la generación de energía térmica.

¿Qué tipos de desarrollos han realizado y cuánta potencia han instalado a nivel mundial? 

Desafortunadamente no podemos hablar de potencia instalada en todas nuestras plantas porque varias de ellas producen gas biometano refinado del biogás, y es injertado directamente en las redes de alta y baja presión de gas natural. De modo que en esas no se genera electricidad y calor.

En cuanto a la magnitud y otras características de nuestras plantas, estas se ven acotadas por la disponibilidad sustentable de biomasa del cliente.

Sí puedo afirmar que la escala hasta el momento diseñada abarca el rango de 0.5 – 8 MWel (expresado en potencia eléctrica instalada).

Actualmente estamos abocados entre otras, a la realizamos una en Vietnam una para 300 t/d (toneladas por día) de FORSU.

¿Desde qué año está operativa INPUT-Ingenieure GmbH?

Ya en la década de los 80 comenzaron algunos de nuestros ingenieros con la generación industrial de biogás a partir de los efluentes cloacales.

Sumando la vasta y sólida experiencia de más de 28 años de especialistas de trayectoria en el tema biogás, se fundó INPUT-Ingenieure GmbH en el año 2000.

Específicamente en el tema plantas industriales de biogás y de alto rendimiento contamos con más de 20 años de actividad.

¿Y cuánto hace que trabajan en la Argentina?

Hace ya más de cinco años que por consultaciones nos embarcamos en estos proyectos en Argentina y Brasil.

Si mal no recuerdo, la primera consulta desde Argentina, desde que estoy en la firma fue en el año 2005.

¿Qué opinión le merece el Programa RenovAr?

Las licitaciones, con el objeto de contratar energía eléctrica a 20 años a partir de fuentes renovables, representan un avance gigantesco en el desarrollo de las mismas.

En lo que concierne al biogás, considero que el gobierno no supo hacerlo mejor y mezclo peras con cebollas (aunque ambas se puedan compran en la verdulería, no son lo mismo).

El objeto de una licitación es la competencia por el precio. Sin embargo, justamente esa competencia por el precio en el sector biogás puede llevar a que se apliquen tecnologías que comprometan la sustentabilidad del proyecto.

Concretamente, para una licitación, hay invertir mucho en los preparativos (por ejemplo, la previa aprobación del impacto ambiental) hasta tener un proyecto listo para ser presentado, ante el riesgo o incertidumbre de no conseguir realizarlo y perder lo invertido por competir en el precio.

Esa incertidumbre por perder lo mucho invertido en los preparativos, aleja a los muchos miles de productores agropecuarios a concretar un proyecto de biogás.

Uno puede imaginarse el enorme potencial que representa nuestro país para el biogás si considera que en Alemania con una superficie 9 veces menor que la de Argentina existen actualmente unas 8300 plantas.

¿En ese caso sería interesante destinar la producción para la generación de energía térmica?

Sería más acertado que se habilite una ventanilla permanente donde se facilite la realización técnica y económica de los proyectos de biogás, y sobre todo propiciar y permitir inyectar directamente el gas biometano con la calidad del gas natural en la red nacional de gasoductos.

Ante la realidad, de que Argentina importa diariamente alrededor de 19.000.000 m3/d de gas natural, se puede dilucidar sencillamente que tendría mucho más sentido aprovechar directamente el biometano poniéndolo en la red de gasoductos, mitigando la salida de divisas, que hacerlo electricidad in situ con una pérdida de más a la mitad de la energía.

Además, independiente de lo anterior, considero que se debería fomentar el aprovechamiento energético de los residuos sólidos urbanos e industriales, comenzando por la transformación la FORSU en biogás.

El aprovechamiento de los residuos orgánicos en forma de biogás beneficia al medioambiente.

Uno puede proyectar la trascendencia del tema plantas industriales de biogás en el futuro desarrollo argentino.

Así por ejemplo, muchos miles de productores agropecuarios podrían diversificar su negocio, reduciendo riesgos y recibiendo un ingreso mensual constante y confiable en forma sustentable por la energía producida en forma del gas biometano puesto en la red.

Además se puede aprovechar el biofertilizante…

Las plantas industriales de biogás generan dos productos, el segundo es el biofertilizante.

Este último constituye un excelente abono o fertilizante de origen biológico que contribuye o devuelve a los suelos agrícolas las substancias necesarias para el desarrollo de la vida vegetal. Puedo afirmar por varia razones de que es mejores que los fertilizantes químicos.