El 9 de marzo del 2017, autoridades del Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (PERMER) dieron a conocer el resultado de la Licitación Pública Nacional N°3.

La UTE ‘Argentina Solar Off Grid Electric’ resultó ser la gran ganadora. Se quedó con los 12 lotes licitados, distribuidos en 8 provincias -Chaco, Corrientes, Neuquén, Río Negro, Salta, Santa Cruz, San Juan y Tucumán-.

Las obras, de gran envergadura, requieren de una inversión de casi 18 millones de dólares y viene a solucionar parte del problema energético en aquellos hogares en zonas aisladas que no acceden al servicio eléctrico de red. Se trata de la provisión e instalación de unos 8.500 equipos fotovoltaicos en viviendas rurales, con sus respectivas conexiones internas.

Sin embargo, según publicó Energía Estratégica el 9 de noviembre del año pasado, buena parte de estas obras presentan grandes atrasos.

La UTE encargada de las instalaciones es ‘Argentina Solar Off Grid Electric’, constituida por la empresa china Fast Power, proveedora de equipamientos solares fotovoltaicos, y de la italiana Enerray, compañía del Grupo Maccaferri, de gran trayectoria en el desarrollo de proyectos de este tipo.

Según números propios, la empresa italiana lleva instalado en todo el mundo más de 200 plantas fotovoltaicas y unos 800 MW solares instados o en proceso de construcción.

Sin embargo, con las obras del PERMER, la UTE presenta atrasos importantes. Para saber cómo se desencadenó esta situación y en qué estado se encuentran las instalaciones, Energía Estratégica tomó contacto con Gian Carlo Vivone, Coordinador de Proyectos de Enerray.

El empresario cuenta que los contratiempos no se dieron por un solo factor, sino por múltiples. Y asegura que cada uno de ellos estuvo justificado no sólo frente a autoridades del PERMER sino de cada una de las Provincia.

En principio, Vivone señala que al momento de la adjudicación de las cuantiosas obras, la UTE enfrentó complicaciones de carácter burocrático en su radicación. “Tuvimos que abrir oficinas, cuentas en los bancos, seguros, cauciones, lo que nos llevó mucho tiempo. El sistema argentino tiene sus complejidades y hay que adaptarse a ellas”, cuenta.

Hoy la UTE está integrada por unas 14 personas en la Argentina pero convive con otras 5 empresas que son subcontratadas y que emplean a más de 140 personas que cooperan con las instalaciones del PEMER, detalla el Coordinador de Proyectos de Enerray.

Un segundo inconveniente, señala Vivone, se desencadenó a partir de un “bloqueo en la AFIP muy importante a principios del año pasado, justo al comienzo de toda la operación”. “Nos bloquearon las importaciones por 70 días con mercadería que no pudo ingresar”, recuerda.

Pero agrega que esa demora repercutió sobre toda la cadena logística. Su solución le costó unos 3 meses, dice el empresario. Además, agrega que ese impasse impactó en los acuerdos con subcontratistas. “Tuvimos que volver a modificar algunos contratos. Por ejemplo, en la Patagonia muchos no querían trabajar durante el invierno por la hostilidad del clima», suma.

Lea también: «Atrasos en instalaciones del PERMER: evalúan pedido de prórroga de la empresa que debe instalar paneles solares en viviendas rurales de 8 provincias»

Pero más allá de estos problemas burocráticos y aduaneros, según pudo saber Energía Estratégica la UTE tuvo inconvenientes técnicos sobre una partida de módulos fotovoltaicos, por su baja calidad.

Consultado al respecto, Vivone explica que efectivamente fue así y que se trató de apenas un 12 por ciento de los 17000 paneles (8500 Instalaciones) que están en proceso de instalación.

“Debido a este problema, que tuvimos con uno de nuestros proveedores, le presentamos una propuesta al PERMER (fue una idea elaborada en conjunto) que está siendo evaluada. Le dijimos que nosotros nos hacíamos cargo modificando la oferta, regalándoles 50% más de potencia. Es decir, que en lugar de instalar 2 paneles le propusimos instalar 3, de esta manera cumpliríamos con el pedido de 200W mínimos por instalación, y todos esto a cargo nuestro”, detalla.

A propósito de ello, Vivone recuerda que a mediados del año pasado se llevó a cabo un paro universitario importante que también los perjudicó, ya que la calidad de los equipos fue testeada en las universidades.

“Todos estos problemas fueron presentados ante autoridades de la provincia y al PERMER, los cuales fueron justificados y aceptados parcialmente», asevera el empresario y explica: “Ellos nos dieron prórrogas y ahora estamos negociando nuevos plazos por otros problemas de fuerza mayor. Por ende no estamos fuera de los límites de tiempos».

Lo hecho hasta el momento y las proyecciones

Gian Carlo Vivone, Coordinador de Proyectos de Enerray, cuenta que están trabajando sobre 11 de los 12 lotes. Sobre el que no se está trabajando es el que corresponde a la Provincia de Santa Cruz. “Hubo un problema administrativo sobre el cual se otorgó una prórroga en los plazos de 8 meses”, precisa.

Pero sobre los 11 restantes, el empresario asegura que el de San Juan ya está concluido y fue realizado “en tiempo y forma”. “En el del Chaco presentamos avances de casi el 40%; en Salta superamos el 25% y en el sur tenemos casi todos los lotes en operaciones, menos en Santa Cruz», detalla.

“Estamos dialogando permanentemente con el PERMER. Si terminamos las negociaciones con el Programa de manera exitosa, las obras podrían estar terminadas en los próximos 6 a 8 meses; menos Santa Cruz que podría demorar un poco más por las condiciones climáticas”, se compromete Vivone.

Y cierra: “Quiero destacar que este tipo de obras está generando mano de obra local y que hemos decidido integrar componente argentino, como las estructuras de los paneles. Son obras sociales muy importantes porque les da energía eléctrica a personas que están muy aisladas y les permite mejorar sus condiciones de vida”.