Emmett Technology es una compañía joven, que nace a finales de 2020. Según Juan Ignacio de Pablo, su CEO,  la firma, «comercializadora de alta tecnología», opera sobre tres líneas de negocio: Energía, Salud e Inteligencia Artificial/IOT.

El ejecutivo señala que la empresa hace casi una década está trabajando sobre un proyecto para la generación de hidrógeno que podría revolucionar la industria, el cual no consiste en la separación de moléculas a partir del proceso de electrólisis, sino más bien de cavitación. La apuesta de la empresa es generar este fluido a costos sensiblemente menores a los que hoy se pueden lograr.

En una entrevista para Energía Estratégica, de Pablo cuenta en qué consiste este desarrollo, en qué grado de avance se encuentra y a qué precios se puede lograr el hidrógeno verde, es decir, generado a partir de fuentes de energías renovables.

Técnicamente, ¿en qué consiste el nuevo proceso que han desarrollado para producir hidrógeno?

El proceso que utilizamos para producir hidrogeno se basa en un principio físico denominado cavitación. Hemos desarrollado un dispositivo que genera la cavitación de una manera controlada.

Mediante una onda sonora producimos las burbujas de vapor de agua (cavidades) que, al implosionar, lo hacen liberando una energía de 5.000 grados kelvin, suficientes para romper la molécula de agua. Mediante un filtro molecular diseñado explícitamente para este dispositivo (que está patentado), conseguimos separar los dos gases (oxígeno e hidrógeno) para reconducirlos por dos conductos distintos, separados.

¿Cuánto tiempo demoró su desarrollo y qué tipo de aplicaciones están realizando?

La tecnología lleva 9 años desarrollándose en los laboratorios. Empezamos por un dispositivo portátil que generaba unos litros de hidrógeno al día para posteriormente desarrollar el dispositivo de 5Kg/día. Actualmente nos encontramos ensamblando el dispositivo generador de hidrógeno de 50 Kg/día.

Juan Ignacio de Pablo, CEO de Emmett Technology

¿Está patentado y certificado este nuevo desarrollo?

Existe una patente sobre el dispositivo y actualmente tenemos la certificación TÜV SÜD, y la validación por parte del MIT está en proceso de certificación en estos momentos.

¿Qué ventajas comparativas tiene respecto al proceso de electrólisis?

Menor consumo energético; menores costes de mantenimiento; no necesita agua destilada, pudiéndose utilizar agua del grifo o del mar directamente; dispositivo móvil y escalable, es decir, ponemos el dispositivo de producción de hidrógeno en el mismo punto de consumo.

Con su proceso, ¿a qué precio se puede obtener hidrógeno utilizando energías renovables no convencionales?

Los costes de producción del Kg de hidrógeno están en torno a 1€ /1,5€.

¿Ya están a la venta estos equipos o aún deben completar algunas etapas de prueba?

Todavía no. Estamos esperando a terminar el dispositivo de 50Kg/día para proceder a su validación por el Ministerio de Industria de España.