Le emisión, con un plazo de 5 años, y una tasa fija del 5.15% anual, contó con la participación de las AFP CRECER y AFP CONFIA, dos de los inversionistas institucionales más importantes del país, los cuales continúan diversificando de su portafolio, y más importante invirtiendo en Bonos Verdes; instrumentos de deuda cuyo uso de fondos se destinan exclusivamente a financiar proyectos alienados con los Principios de Bonos Verdes (Green Bond Principles) y a financiar proyectos que ayuden con alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) impulsado por las Naciones Unidas.

Cesar Cañedo-Arguelles, CEO de CIFI comentó que la institución apoya el desarrollo de los mercados de capitales regionales, y por tal motivo decidió registrar un programa de bonos verdes por $200 millones en septiembre de 2019 el cual ha logrado captar el interés de inversionistas al levantar este año el monto agregado de $42 millones, a un plazo 3 a 5 años.

Paralelo a este esfuerzo de diversificación de fuentes de financiamiento, CIFI, con el apoyo de MMG Bank Panamá y Atlantida Securities en El Salvador, ha sido un jugador importante en el desarrollo del esquema de operador remoto; un mecanismo que ha unificado las bolsas de valores de Panamá y El Salvador, brindándole así a los inversionistas de ambos países, la posibilidad de adquirir títulos entre mercados de forma eficiente. Según la Bolsa de Valores de Panamá, desde que el sistema fue implementado en el 2017, a la fecha se han efectuado un total de 685 transacciones por un monto agregado de $121 millones.

Para el año 2020, CIFI continuará su plan de originar y estructurar proyectos de energía renovable, plantas de tratamientos de agua y residuos, además de otros sectores de infraestructura en la región Para financiar estos proyectos, CIFI lleva adelante la negociación de líneas de financiamiento con entidades de fomento al desarrollo y entidades multilaterales, posicionándose así en una entidad financiera relevante en estos sectores.