El funcionario de Mendoza analizó las últimas medidas de Gobierno, en puntual, las rondas de licitación que lanzó el Ministerio de Energía y Minería, en el que la provincia cuyana participó apostando fuerte al desarrollo de la industria nacional.

“Sabíamos que íbamos con precio más altos que proyectos con equipos importados”, admitió el dirigente, respecto de la participación de Emesa, el brazo ejecutor de los proyectos de energía eólica, solar e hidroeléctrica que puso en juego en el programa “RenovAr”.

“Lo planteamos a todos los niveles de la nación pero la visión era tener energía competitiva. ¿Qué es lo que consideramos barato? ¿Estamos comprando productos o cadena de valor?”, señaló.

Sobre la Ronda 1.5, Guiñazú explicó las propuestas cuyanas se adecuaron a las condiciones del pliego de licitación: “Tuvimos que reorientar la estrategia, readecuar las expectativas de ganancia; planteamos un modelo financiero que contemplara los créditos del Ministerio de Producción; hicimos un nuevo trabajo con los inversores privados; pusimos foco en el análisis de riesgo”, sostuvo.

Aunque aclaró: “Los inversores que hemos atraído son internacionales pero entienden la visión de largo plazo”

En tanto, Guiñazú se mostró optimista: “apostamos que, dependiendo la potencia que se contrate, también puedan entrar proyectos con mayor contenido local”.

“Sabemos el valor que agrega la industria a nivel social”, subrayó. Aunque comprendió que en el contexto actual ´del sector eléctrico y macroeconómico el Poder Ejecutivo haya avanzado en otra dirección: “la estrategia del Gobierno es contratar energía barata”.

El funcionario mendocino analizó diversas aristas sobre el desarrollo del mercado de las energías limpias, diferenciando del rol que tomaron otros Gobiernos provinciales, en puntual, respecto de Jujuy. “Mendoza no coloca garantías”, ejemplificó.