“Es importante que la Ley de generación distribuida contemple el uso de equipos con acumulador”, planteó Gisbert como primera medida, pensando en el presente y futuro del rubro.

En líneas generales, el ejecutivo de la empresa de fabricación nacional, expresó la necesidad de actualizar marcos regulatorios para garantizar la calidad de los equipos que se comercializan en el país.

“No se pueden comprobar algunas certificaciones de países asiáticos”, advirtió sobre tecnología que ingresa desde otros mercados sin el debido control de calidad. Se refirió puntualmente a los procedentes de China e India.

En este sentido, valoró las gestiones del IRAM, el INTI y la Asociación Electrotécnica Argentina (AEA) pero entiende que todavía hay puntos trascendentes por regular.

“En la relación a los equipos internacionales estamos bien en precio”, compara respecto de similares inversores y otros productos importados.

¿Hay líneas de financiamiento? ¿Alcanzan los planes que ofrece el Ministerio de la Producción? El referente de QMAX hizo un pedido explícito a las autoridades para desarrollar la industria local.

En este contexto, Gisbert apuntó contra las asociaciones empresarias del rubro. “No nos representan las cámaras empresarias e industriales”, lamentó.

Lea también: «“Micro Redes, el futuro de las renovables”: el seminario de Qmax sobre alternativas para sistemas de suministro eléctrico»

Por eso cuenta algunas acciones llevadas adelante en privado por parte de la empresa con el Ministerio de Energía y la Secretaría de Comercio. ¿Qué temas están conversando?

Un punto crucial que marca Gisbert tiene que ver con la falta de financiación para seguir creando soluciones tecnológicas. “No hemos encontrado herramientas para financiar investigación y desarrollo, para costear las horas de laboratorio”, alerta.

Estos y otros temas fueron conversados en una entrevista de 20 minutos realizada por el periodista Gastón Fenés.