Durante el mes pasado, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, puso en tela de juicio la continuidad de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic en Santa Cruz, luego de que sostuviera una charla informal con las reconocidas ambientalistas a nivel mundial, Cristine Mc Divitt y Sofía Heinonen, y concluyera: “vamos a intentar pararlas”.

En diálogo con energiaestrategica.com, fuentes vinculadas a Electroingeniería, firma adjudicataria de la construcción de las represas del sur, junto a Hidrocuyo y la empresa de origen Chino Gezhouba Group, señalan que ya han tenido diálogo con la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación y que están a disposición de las nuevas autoridades para que se revisen el estado de las obras.

Describen que están solicitando un pedido de audiencia con el Ministerio de Energía y Minería y con nuevas autoridades de Obra Pública para dar cuenta del presente de los procesos. “Estamos capacitados para entregar la información que se nos solicite a nivel técnico”, subrayan.

En lo que respecta a la polémica alzada en cuanto a irregularidades en estudios de impacto ambiental, vinculada sobre todo al posible desacople del lago Argentino que podría afectar a los glaciares, las fuentes anónimas indican que se ha trabajado para regular las posibles afecciones. “Toda esa información es pública y está dentro de los estudios de impacto ambiental”, remarcan.

Asimismo, señalan que tales estudios fueron realizados en paralelo con la Universidad Nacional de La Plata, encargado por el Comité Ejecutivo encargado, y “llegaron a los mismos resultados”.

Las represas “no están paradas”

En diálogo con el diario La Nación, Osvaldo Acosta, titular de Electroingeniería, afirmó que las represas “no están paradas” y que 1400 personas se encuentran trabajando. “Las represas comenzaron en febrero y marzo de 2015 y continúan”, explicó, al tiempo que aclaró: “No se están haciendo las obras principales, sí los campamentos”.

Según precisó el empresario, después de Yacyretá, ambas represas serán el emprendimiento eléctrico más importante del país, con una potencia instalada de 1740 MW. “Es un proyecto de inversión que se paga en 10 años, cuando lo normal es 20 o 30 años, y tiene 100 por ciento de financiamiento. Hubo una licitación pública internacional con 23 empresas y con transparencia absoluta. Y el precio es el más bajo de la región por megavatio instalado”, detalló.

Las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic se tratan del proyecto más importante de infraestructura de la era kirchnerista: implican una inversión de 4.714 millones de dólares.