La utilización de redes inteligentes brinda múltiples ventajas para los usuarios: cómo gestionar en forma remota el consumo energético, monitorear la facturación de tarifas y aportar electricidad a la red a partir de fuentes de energías renovables, entre otros beneficios.

Este tipo de políticas se está implementando con fuerza desde hace años en la Unión Europea y de a poco va ganando presencia en Latinoamérica. En el caso de Argentina, próximamente la provincia de Salta lanzará pliegos licitatorios para que 1.800 usuarios del barrio Grand Bourg de la ciudad capital de la provincia se equipen con medidores inteligentes y empiece a instrumentarse el proyecto.

Sin lugar a dudas que lo que hoy se ve como una suerte de proyectos aislados para probar la tecnología de comunicación inalámbrica, redes inteligentes, medidores inteligentes y plataformas de lectura remota, serán cada vez más requeridos; vamos camino al Smart City y eso significa tomar atención sobre los beneficios que involucra el uso eficiente de energía y agua, tanto en las grandes ciudades como en las zonas de difícil acceso”, opina en diálogo con energiaestrategica.com José Eduardo Muñoz Zúñiga, miembro de Kamstrup Chile SpA.

El ejecutivo de la empresa perteneciente en su totalidad a la firma danesa OK cuenta que han hecho asiento en Chile para proveer de equipos necesarios para la proliferación de redes inteligentes en todo el cono sur y que ya en el país trasandino han instalado “más de 4 mil medidores inteligentes que además son monitoreados y leídos en forma remota”.

Hoy en día existen necesidades técnicas que motivan el uso de medidores inteligentes a nivel de Utilities en Chile, principalmente en zonas rurales por el difícil acceso a los domicilios y en zonas urbanas por la ventaja técnica que significa la lectura remota de medidores, pudiendo modelar de forma más eficiente el comportamiento energético que mantienen los usuarios en las zonas concesionadas. A lo anterior se agrega la posibilidad de realizar corte/reposición de los medidores, recibir distintas alarmas y entregar la información on-line a los usuarios residenciales e industriales”, explica sobre el funcionamiento Muñoz Zúñiga.

El empresario suma que este tipo de políticas permite concientizar al usuario sobre el uso de la energía, ya que permite controlar gastos, detalla el consumo y la inyección de energía, en el caso de que se posea una fuente renovable de energía, lo que se complementa y estimula políticas de auto-generación de energía alternativa.