El presidente Andrés Manuel López Obrador viajó con una comitiva hacia Estados Unidos para reunirse con las máximas autoridades del vecino país. Junto al presidente Donald Trump celebrarán hoy, miércoles 8 de julio, la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Esto generó expectativas positivas en el sector energético mexicano. En exclusiva para Energía Estratégica, Juan Carlos Acra, presidente del Consejo Mexicano de la Energía (COMENER), reconoció al acuerdo de integración con América del Norte como un elemento de gran importancia en la política del país.

“La propuesta de los grupos de poder ha tenido como resultado el promover cambios en el sector energético nacional y ha dado origen a cambios constitucionales y jurídicos de gran importancia en México en materia de comercio bilateral”, afirmó Juan Carlos Acra.

Aquel referente empresario continuó la idea indicando que la integración continental sigue siendo el mecanismo con el que avanza el proyecto transnacional, particularmente de empresas estadounidenses y canadienses con intereses en distintas actividades del sector energético mexicano.

T-MEC como herramienta de defensa de valor para los proyectos renovables en Mexico

De allí es que considere que la integración energética de América del Norte es un tema del interés de todos los países que la conforman. Y aquello sería importante para la estabilidad de precios y el cuidado del medio ambiente de la región.

Según relevamientos de CONAMER, una de las oportunidades de los inversionistas estadounidenses es conectar al estado de Baja California con el resto de la República Mexicana. Estas inversiones estimularían el interés entre generadores de Estados Unidos para exportar electricidad a México, aumentarían el potencial de los flujos de México a Estados Unidos encaminando a satisfacer su demanda de energía limpia y servicios de confiabilidad esenciales; como así también, podrían expandir los flujos comerciales en ambas direcciones para mejorar la confiabilidad y mejorar la cooperación, con el fin de alentar el desarrollo de energía limpia y con ello reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El referente de aquel organismo de coordinación empresarial del sector energético repasó que la cooperación existente entre agencias de EUA y México es posible de acuerdo con el papel de la agencia o departamento para el sector eléctrico. A partir de ahí detalló:

“El Departamento de Energía estadounidense emite permisos presidenciales para intercambiar la electricidad transfronteriza: la instalación de líneas de transmisión y otras asociadas, autoriza la exportación de electricidad y de gas natural de Estados Unidos a otros países.

En lo que concierne a México, le ha brindado asistencia técnica a través del Programa del Sector Eléctrico para la orientación y capacitación en marcos regulatorios, procesos de mercado y herramientas de software, con el fin de apoyar la transición de México hacia un mercado de energía competitivo.

De igual forma, ha brindado asistencia técnica a Instituciones de gobierno y se ha centrado en una amplia gama de actividades en torno a la integración energética como a la construcción del mercado eléctrico mayorista, incluyendo el diseño e implementación de tres subastas de energía, además del desarrollo de un mecanismo de contrato público-privado que permite aprovechar los recursos del sector privado para la construcción de la transmisión de energía”.

Las oportunidades son muchas.

T-MEC: El futuro de los contratos e inversiones energéticas entre México, Estados Unidos y Canadá