La empresa colombiana Interconexión Eléctrica (ISA), que actualmente opera en Perú, Brasil, Panamá, Bolivia y Chile, además de su país natal, donde controla el 47,9 por ciento del sistema de transmisión, se encuentra en boca de todos. Lo mismo pasa con la petrolera más importante de Colombia: Ecopetrol.

Ayer, el mandatario colombiano, Iván Duque, anunció que se autorizará a Ecopetrol hacerse del 51,4 por ciento de las acciones de ISA que actualmente tiene el Estado (Ministerio de Hacienda) en sus manos.

De ese modo, justificó Duque, no hay acto privatizador en la maniobra: una empresa estatal que compra a otra estatal.

¿Para qué? Por un lado, sostuvo el presidente de Colombia, para crear uno de los conglomerados energéticos más importantes del mundo. Por otro, para que Ecopetrol despliegue su política de energías renovables, aprovechando la potencialidad de ISA.

“Tener un compromiso hacia sostenibilidad, hacia la producción sostenible de energéticos, hacia el transporte sostenible de energéticos, me parece que es una decisión no solamente muy inteligente, sino muy conveniente, y es una oportunidad que se da muy pocas veces”, enfatizó Duque.

Sin embargo, el senador del bloque Dignidad (hasta hace poco el Polo Democrático), Jorge Robledo, advierte: “Las utilidades de estas empresas (ISA y Ecopetrol), que son muy altas, pasarán del Estado a los bolsillos privados; es como matar la gallina de los huevos de oro”.

Uno de los destinos de los recursos a recaudar será afrontar los gastos que generó la pandemia. Pero el legislador advierte sobre otro que es espurio. “Son políticas de privatización pero con un agravante, que lo que van a hacer con el dinero que obtengan es comérselo, para poder financiar su campaña de las elecciones del año entrante”, denuncia, en diálogo con Energía Estratégica.

Privatización

El senador, quien ya manifestó que será candidato de las elecciones presidenciales del 2022, explica que, de acuerdo a la Ley 1118 del 2006, el Congreso de la República autorizó hasta el 20 por ciento de la venta de las acciones de Ecopetrol. En virtud de ello, hasta el momento se ha privatizado un 11,5 por ciento de la empresa. Es decir que el Gobierno tiene la facultad de vender acciones por el 8,5 por ciento restante (aproximadamente 2,5 millones de dólares).

Pero Robledo denuncia que lo que pretende el Gobierno es, una vez que Ecopetrol absorba ISA, vender esos 8,5 por ciento de acciones, por lo que en términos reales se habrá privatizado un volumen mayor del patrimonio de la petrolera, propio del crecimiento de la empresa.

Además, el legislador denuncia que la gestión de Duque está evaluando vender activos de Ecopetrol. Un blanco sería la empresa que controla el negocio del transporte de combustible del holding, denominada Cenit.

“Si fuera por el ministro de Hacienda (de Duque), Alberto Carrasquilla, que fue el que empezó con las privatizaciones de ISA y de Ecopetrol durante el gobierno de (Álvaro) Uribe, pues ya la hubieran privatizado toda”, critica Robledo.

El senador señala que están estudiando estrategias para intentar detener toda la operatoria. “Primero estamos poniendo el tema en debate sobre lo que está sucediendo; luego veremos qué otras formas adoptaremos para frenar esto”, confía.