El Senado de Argentina aprobó la ley de Bases: ¿Cómo quedó el régimen que incentivará las renovables?

La Cámara Alta dio luz verde en lo general a la iniciativa del Poder Ejecutivo, aunque incluyó algunas modificaciones a la normativa, entre ellas para el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones.

La Cámara de Senadores de Argentina aprobó, en lo general, la ley de “Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos” tras la votación donde la vicepresidenta del país, Victoria Villarruel, terminó desempatando en favor de la iniciativa del Poder Ejecutivo. 

El gobierno debió ceder a varios revisiones en la normativa, por lo que tras la modificación de algunos puntos, el Senado devolvió el proyecto a Diputados, que ahora tendrá en sus manos la definición de su sanción, ya sea por la propia ratificación de los cambios o de la versión original aprobada en la Cámara Baja en los primeros días de mayo.

Luego de una intensa sesión en el Congreso y de la aprobación en general de la ley de Bases, la Cámara de Senadores de la Nación dio el visto bueno al Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI), que era uno de los ejes claves de la discusión parlamentaria que sufrió diversas modificaciones.  

Si bien el monto mínimo de inversión en activos computables (USD 200.000.000), los legisladores incluyeron al petróleo, gas, siderurgia y turismo dentro de los grandes rubros económicos que podrán acceder al régimen, junto a aquellos segmentos de  infraestructura, energía, tecnología, forestal y minería, que ya estaban presentes en el documento que tuvo media sanción de Diputados. 

Además, se exigirá al menos un 20% de participación de proveedores locales en la totalidad del monto de inversión durante las etapas de construcción y operación, “siempre y cuando la oferta se encuentre disponible y en condiciones de mercado en cuanto a precio y calidad”.

Por otro lado, entre los cambios más remarcables se destaca lo referido al cobro de exportaciones declaradas como “Exportación Estratégica de Largo Plazo”, los incentivos cambiarios se repartirán de la siguiente manera: 

  • 20% al cabo de dos años iniciada la inversión
  • 40% después de tres años
  • 100% a partir del cuarto año de la puesta en marcha del Vehículo de Proyecto Único (VPU)

Mientras que la autoridad de aplicación finalmente sólo tendrá 45 días para decidir la aprobación o rechazo de un pedido de adhesión al Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI); aunque el mismo abarca la posibilidad de que existan retratos por análisis y/o inclusión de variantes en la documentación a presentar. 

También se destacaron los puntos a continuación::

  • Derechos de importación 0% para bienes de capital “nuevos”, repuestos, partes y mercaderías de consumo, al igual que la tasa estadística y otros impuestos aduaneros. 
  • Continúa la no obligatoriedad de liquidar divisas provenientes de las exportaciones a partir del tercer año, con la diferencia de que el punto de partida es la puesta en marcha del proyecto en lugar de la fecha de adhesión.

La opinión de un ex funcionario 

Paulo Farina, ex subsecretario de Energía Eléctrica, dialogó con Energía Estratégica y destacó que “el impuesto a las ganancias del 25%, estabilidad en las reglas de juego y el acceso libre al mercado de cambios son elementos básicos de una macroeconomía ordenada”, a la par de otros beneficios tradicionales. 

“El RIGI es razonable y es clave en los grandes proyectos de inversión. Luego la tendencia del mercado de hidrocarburos logrará acelerar el objetivo de millón de barriles diarios que está en el horizonte y también podría favorecer a las inversiones en energías renovables una vez que se normalice el mercado eléctrico”, subrayó. 

“Es posible tener un gran salto en inversiones en renovables; y aunque éstas no suelan demandar USD 200.000.000 sí se pueden estructurar como grandes proyectos inversión que se beneficien del RIGI”, añadió.

Por lo que con ello apuntó a la importancia de que Argentina tenga un mercado energético que refleje costos de oportunidad, petróleo, gas y electricidad, para que el país vuelva a tener un rol de exportador de recursos netos hacia la región y el mundo. 

“El RIGI es completamente necesario para minería y explotar los excedentes energéticos. Es una señal de mercado para desarrollar la exportación de materias primas y de atraer inversiones en la cadena de valor”, insistió el ex subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *