Esta resultó una semana clave en anuncios para un sector cada vez más estratégico en el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. En sus conferencias matutinas, tanto el día lunes 25 como el martes 26 de marzo, el primer mandatario se refirió a temas concernientes a generadores eléctricos en México.

«No queremos que digan que estamos rescindiendo contratos, que estamos incumpliendo con compromisos de los anteriores Gobiernos (…) Estamos haciendo un llamado a las empresas a que haya una renegociación y que sea voluntario de parte de ellos (…) porque de lo contrario significa la quiebra de la Comisión Federal de Electricidad”, adelantó López Obrador en el Palacio Nacional.

“En muchos casos estos contratos ni siquiera pasaron por los consejos de administración. Entonces, estamos buscando arreglos en este sentido”, justificó el presidente.

Entre los cambios que espera realizar López Obrador adelantó que no se usará más la figura de “testigo social” que según el análisis de la actual administración, como habría sucedido con obras por gasoductos, legitiman contratos que dañarían a la CFE.

“Hay que revisar estos mecanismos porque existe simulación en estas instancias supuestamente independientes y autónomas de la sociedad civil que han servido para legitimar contratos ‘leoninos’. Los testigos sociales son ciudadanos expertos, aparentemente autónomos, que avalan este tipo de contratos. Se tiene la experiencia de que son figuras decorativas, son como alcahuetes. Entonces firman que está bien el contrato, que se ajusta a la política de desarrollo; pero a los testigos sociales se les paga. ¡Cobran! Es una especie de soborno”, dijo el presidente.

Como punto esperanzador para el sector, López Obrador mencionó que en su Gobierno no irían a haber limitantes para el avance de nuevos proyectos de privados para la generación eléctrica a través de tecnologías limpias. Habló puntualmente de continuar y sostener contratos y certificados de energías limpias que existen desde la administración anterior.

“En el caso de la industria eléctrica se están respetando todos los contratos para que la Comisión Federal de Eléctricidad siga comprando energía eléctrica a empresas particulares (…) y hay posibilidad de otorgar permisos para la generación de energías renovables”, sostuvo el presidente.

Según la Comisón Reguladora de Energía (CRE) más de la mitad de los proyectos que se rigen por la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) en México son proyectos de energías limpias.

En detalle, un CEL ampara la generación de 1 MWh de energía eléctrica limpia y de acuerdo a la CRE, “los Participantes del Mercado podrán presentar ofertas para vender CEL a cualquier precio, así como presentar ofertas para comprar CEL a cualquier precio. La compra-venta podrá realizarse a través del Mercado de CEL que organizará por lo menos una vez al año el CENACE, de igual manera también podrán comercializarse libremente mediante Contratos Bilaterales o Subastas de Largo Plazo”.