Josué Enríquez Zárate, Director General en AP-ENGINEERING, participó de un webinar y marcó ciertas limitaciones que posee la industria eólica offshore en México e hizo hincapié en la falta de proyectos de construcción y de planificación de este tipo de alternativa renovable. 

“La Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos, así como el sector privado, no han mostrado un interés real por incursionar en este sector. Y pareciera que la energía eólica offshore no es de interés en los instrumentos de planeación y tampoco en los programas sectoriales del gobierno mexicano”.

“Hay problemas de limitaciones políticas, sociales y ambientales, entre otras, como por ejemplo que algunas de las zonas de interés que están consideradas con gran potencial para la generación de este tipo de energía en México, son consideradas como zonas federales protegidas”, agregó. 

Y dentro de los aspectos que marcan los obstáculos para la eólica costa afuera, el especialista  destacó la afectación del paisaje local, devaluación de las propiedades frente al mar, problemas con el turismo local, vulnerabilidad en el sector pesquero, además de problemas de navegación en la zona, a lo cual reconoció que “México no es un país ajeno a ello”. 

Frente a este panorama, Josué Enríquez Zárate sostuvo que “la modificación de las leyes ambientales en México son necesarias de alguna manera para poder darle apertura a este tipo de proyectos, tal como se realizó en Estados Unidos o el continente europeo”. 

“Considero que este tipo de tecnologías deberían ser de bastante interés para el país”, añadió. 

Incluso puso de manifiesto que “el Banco Mundial colocó a México como uno de los ocho países con mayor potencial técnico para el desarrollo de proyectos de esta índole” y afirmó que “la capacidad de viento en la zona de Oaxaca es de nivel 7”. 

Además indicó que en el Istmo de Tehuantepec, precisamente en el corredor del interoceánico, se está considerando la posibilidad de la creación de un centro de investigación, desarrollo e innovación en energías renovables. 

“El Istmo de Tehuantepec es una entrada de condiciones para hacer posible esta generación offshore. Valdría la pena considerar y tomar como punta de lanza la apertura del interoceánico para crear dicho organismo ya que la energía eólica sería una una línea bastante interesante”, opinó. 

Por otro lado, Energía Estratégica averiguó que recién se están iniciando los procesos para llevar adelante un ejercicio “in-house” con diversos fabricantes de turbinas y algunos desarrolladores, para que, a partir de ello, plasmar una hoja de ruta en esta materia. 

De todos modos, esta idea a mar abierto aún se ve lejana en México, pero algunos actores del sector le aseguraron a este portal de noticias que “habrá que discutirla tarde o temprano”.