Se llevó a cabo el evento de recepción de ofertas correspondientes a la licitación DELSUR-CLP-RNV-1-2018. Concurrieron autoridades de las empresas distribuidoras que recibirán la energía generada de quienes resulten adjudicados e inversionistas nacionales y extranjeros.

Si bien entre los inscriptos existía una mayoría empresas salvadoreñas, desde DELSUR señalaron que en el proceso también participaron empresarios de países vecinos como Guatemala, Honduras, México y Panamá, y otros provenientes de Perú y Estados Unidos.

De las 35 empresas inscriptas en el mes de octubre, sólo 18 hicieron la presentación formal de sobres con ofertas técnicas y económicas. En detalle, según informó a este medio la Distribuidora de Electricidad DELSUR, empresa líder del proceso de licitación en representación de diferentes distribuidoras locales, se tratan de 12 proyectos solares fotovoltaicos (en techo y en piso) y 6 proyectos de biogás.

«Esperamos que en Enero tengamos una muy buena noticia en materia de precios”, dijo en el evento la titular de la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones de El Salvador (SIGETSV), Ing. Blanca Noemí Coto.

Si bien las ofertas económicas propuestas podrán conocerse públicamente en el acto de apertura de sobres oficial, programado para el 11 de marzo de 2019, el cronograma prevé que de diciembre a febrero un equipo de expertos evaluarán el detalle técnico, que incluye también lo legal financiero, para determinar qué proponentes cumplen el valor mínimo de calificación en relación a su experiencia, constitución empresarial y formulación del proyecto, y así calificar a la siguiente etapa.

En el caso de las ofertas económicas de los proponentes no habilitados, estas serán devueltas o entregadas a SIGET. Mientras que los oferentes que sí pasen la primera etapa, estos continuarán el proceso del que resultarán ganadores los proyectos que representen el menor costo de adjudicación.

Entre las intenciones que se persiguen con esta licitación, desde DELSUR puntualizan 3 objetivos: fomentar el uso de energías renovables; impulsar nuevas inversiones de energías renovables en pequeña escala; y, desarrollar la generación distribuida, considerando el potencial de diferentes tecnologías.

Sin dudas con este proceso se aumentará la penetración de energía renovable no convencional y la consiguiente diversificación de la matriz energética nacional. De allí, DELSUR destaca las ventajas medioambientales, estabilidad de precios y aprovechamiento de los recursos naturales del país que esto implicará. Y, no menos importante es que estos proyectos de energía renovable significarán para El Salvador, una inversión de alrededor de US$45 millones en los próximos dos años.