En un contexto de superabundancia territorial, gran parte de las provincias “preferidas” por sus recursos naturales como el sol y el viento, tomaron la iniciativa para ocupar un rol protagónico en materia de generación limpia.

Las características de las asociaciones público-privadas son la ganancia económica, industrial y social de las provincias. En términos de inversores privados, tener un “partner” público, tiene su especial tratamiento, sobre todo cuando el PPA es firmado por CAMMESA.

No obstante, bonos provinciales, inversiones privadas favorecidas por la ley de blanqueo, garantías internacionales enmarcadas en la licitación, y la existencia del FODER, parecerían ser medidas suficientes de mitigación de riesgo.

Enumeraré 3 tipos de “actitudes” que evidencian el rol estratégico que tendrán las provincias.

Provincias expectantes

Estas provincias no eligen la modalidad de asociación y se limitan en un rol gestor. Una vez que el inversor desembarca, acompaña la búsqueda de emplazamiento dando celeridad burocrática en materia de permisos y autorizaciones, eventualmente otorgando beneficios en materia impositiva.

Provincias facilitadoras

Otras provincias, en cambio, intentan colaborar en la promoción de proyectos. Con una visualización a mediano-plazo, han podido identificar sitios de interés para inversores, a los fines de facilitar la “viabilidad” de los proyectos, permitiendo al desarrollador ganar tiempo, certidumbre y economía.

En este escenario, ha habido distinto tratamiento: a) Provincias que a su costo, han puesto instalaciones de medición eólica y solar, asignando tierras fiscales o adquiriendo sitios de interés, donde tramitaron estudios ambientales y eléctricos en conformidad con la normativa. b) provincias que licitaron tierras a desarrolladores, donde permitieron a los privados “invertir” en viabilidad de emplazamientos y gozar de libertad operativa para el inicio de los parques.

En cualquiera de los casos, las provincias adquieren un porcentaje en la sociedad vehículo agente del mercado eléctrico mayorista.

Provincias Pro-Activas:

Estas son provincias generadoras que conocen el negocio de las energías renovables y han hecho una apuesta aún mayor. Desarrollando a través de empresas provinciales, avanzaron con la identificación de recurso, factibilidad logística, eléctrica, y ambiental propiciando proyectos “listos para construir” donde el inversor/desarrollador puede asociarse con una participación, siendo socio técnico o financiero; o bien adquirir la SPV a través de la compra convencional (USD/MW).

En conclusión, en materia económica, la participación accionaria de una empresa provincial en un proyecto de generación permite percibir fondos para nuevos desarrollos o inversiones de infraestructura. La Industria también se ve favorecida a través de la promoción de asentamientos de nuevas fábricas o la integración de industrias existentes. Se desarrollará provisión de aerogeneradores y paneles; además del resto de los componentes y partes. Y en términos sociales, la transferencia de know-how  y el conocimiento que hereda la población en materia de sustentabilidad gracias al compromiso político de las provincias.

66

Regina Ranieri, experta en energías renovables, presidente de GEOTEK Argentina.