Becquerel es una empresa de Colombia dedicada a la asesoría, diseño e ingeniería de sistemas de energía solar fotovoltaica.

“Son servicios desde análisis de proyectos con diseño o ingeniería básica en donde ayudamos a nuestros clientes a liberar su pipeline de negocios, como ya hemos hecho con empresas como AES Colombia”, destaca Juan Camilo Ramírez, gerente de la compañía.

Además, Becquerel se encarga de la ingeniería de detalle bajo distintas normas técnicas, como por caso especificaciones de RETIE. “Un ejemplo es el sistema de 193 kWp en el Edificio de Prohuila de Sunny App. Es el sistema de Car Port más grande del país y ha recibido algunos reconocimientos por parte de fabricantes como Fronius. Allí nosotros desarrollamos toda la ingeniería de detalles para nuestros clientes de Sunny App”, resalta Ramírez.

En una entrevista para Energía Estratégica LATAM, el empresario analiza el mercado colombiano, da su opinión sobre la subasta a largo plazo de energías renovables y adelanta cuáles son los objetivos de su compañía.

¿Qué expectativas tiene Becquerel sobre el mercado colombiano?

Es un mercado que está ganando tracción y va a seguir creciendo. Cada vez hay más interés y nuevos actores entrando al mercado. Creo que en cierta medida se está dando un gran protagonismo a la subasta, lo cual es lógico y si es exitosa terminaría por dar ese empujón final.

Sin embargo, creo que hay vida después de la subasta y si esta vuelve a fracasar, nuevamente, no será el fin. Un claro ejemplo es Celsia, que ya tiene alrededor de 100 MW desarrollados en autoconsumo y generación distribuida con clientes particulares. Esto demuestra que hay apetito y que el mercado viene con fuerza.

Las Zonas No Interconectadas también son interesantes para la utilización de solar y renovables. Entonces, creo que si bien la subasta puede dar el empujón grande, el futuro del mercado no depende netamente de su éxito.

¿Se han puesto un objetivo concreto de desarrollo en cuanto a cantidad de MW?

Quisiéramos de aquí al 2020 desarrollar en ingeniería de detalle 30 MW y en diseño básico y asesoría lograr duplicar lo ya realizado, y alcanzar los 100 MW.

¿Qué opinión le merece a las características que aparentemente podría tener la subasta a largo plazo de energías renovables?

Creo que el asunto de la subasta, más que del producto como tal, es de condiciones de competencia. La subasta que fracasó, demostró que incluso con un producto que era mucho menos «atractivo» hubo quienes salieron a participar. La real razón de su fracaso fueron las condiciones y garantías de competencia.

Tal cual están las cosas, las condiciones que se plantean de competencia sólo permite que aquellos que puedan realmente apalancar los compromisos adquiridos en activos de respaldo y que la mayor parte de la demanda sean los mismos que ofertan, difícilmente vamos a salir exitosos en esta segunda ronda.

Lea también: «Sorpresa en el mercado por el giro oficial: el Gobierno de Colombia definió plazos y moneda de la subasta de energías renovables»

¿Cree que la demanda debiera ser obligada a participar?

Creo que esta no debería ser la pregunta central. La verdadera pregunta tiene que ver con la representación. ¿Quién y cómo representamos a la demanda y más específicamente a los usuarios regulados que son el grueso de la demanda?

No existe una manera ni un organismo que realmente represente a la demanda y sobre todo al grueso que somos todos los usuarios regulados.

Así que sin tener una manera de representar oportunamente esa porción de la demanda, invitarla o no deja de tener el sentido que queremos darle.

Podría decirse que los comercializadores o distribuidores podrían estar cumpliendo ese rol y en cierta manera la CREG regula para tener el precio más conveniente para la demanda, pero no sólo se trata de precio.

Se trata también de calidad y disponibilidad del servicio. Estas son cosas que se deben poner sobre la mesa.

¿Están siendo tentados para desarrollar proyectos para el mercado bilateral?

Como nuestro core es la parte de diseño e ingeniería es claro que nuestros clientes son en muchos casos aquellos quienes desarrollan proyectos en este mercado.

Como lo dije anteriormente, este es un mercado en crecimiento y que gracias a Dios no está totalmente ligado a la subasta y puede dar vida al mercado en caso que esta fracase.