Pasaron pocos días desde que la Cámara de Diputados de México rechazara la iniciativa de reforma eléctrica de López Obrador, al no darle mayoría calificada (dos tercios de los votos) ya que el dictamen terminó 275 votos a favor y 233 en contra durante la sesión extraordinaria del domingo. 

Pero desde el sector renovable del país ya hubo repercusiones al respecto, principalmente considerando la decisión legislativa como favorable para la industria, que puede brindar cierta tranquilidad para las inversiones. 

“Es un revés importante para el gobierno, pero un gran acierto para el sector energético en México, debido a que algunos puntos de la reforma eléctrica tenían implicaciones que, de haberse aplicado, hubieran sido nocivas”, manifestó Jait Castro, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Fotovoltaica (AMIF), en diálogo con Energía Estratégica. 

“Pero esto da certeza a las inversiones ya hechas por los ciudadanos del país, principalmente a las pequeñas y medianas empresas que apostaron por tener sistemas fotovoltaicos en sus techos. De alguna manera, la negativa a la reforma da un poco más de certidumbre, de que las reglas del juego prevalecen”, agregó. 

Bajo esta misma línea, el especialista reconoció como un gran logro el hecho de que se siga la línea del cambio climático y que las acciones del país estén alineadas en cómo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y en cómo sumar más energía renovable a la matriz. 

De todos modos, aclaró que sí se pueden perfeccionar ciertas herramientas, pero que no necesariamente a partir de la modificación de la Constitución o de un cambio rotundo, sino mediante disposiciones administrativas o a partir del manual de interconexión. 

Y uno de los aspectos o segmentos que consideró que puede beneficiarse tras todo el debate generado en torno a la reforma, es la tecnología solar y el almacenamiento en baterías:

“Creo que jugarán un rol muy importante. La incorporación del storage en la ecuación, será el elemento cohesivo que permita mayor penetración de renovables y confiabilidad en la red. Asimismo, el litio para las baterías será un tema relevante en el futuro cercano”, aseguró el presidente de AMIF. 

Mientras que para los próximos meses, prevé que la gran escala tendrá limitaciones por parte del gobierno en lo que refiere a la creación de nuevos parques fotovoltaicos, principalmente desde el lado administrativo mediante la limitación de trámites o dificultando los mismos. 

“Pero por otro lado, la generación distribuida seguirá creciendo [suma más de 2 GW instalados a nivel federal], quizás con menos celeridad que los niveles pre pandémicos, pero esto refuerza y llevará la pendiente a un comportamiento ascendente”, concluyó.