A pesar que el presidente Donald Trump se ha manifestado en contra del desarrollo de las energías limpias en Estados Unidos, el sector eólico sigue creciendo, tanto que en 2018 instaló 7,558 MW, suministrando más del 10% de la generación total de la electricidad en 14 estados.

Así lo indica un nuevo reporte del Departamento de Energía de Estados Unidos. Descargar «2018 Wind Technologies Market Report» 

De acuerdo al informe, la cadena de suministro alcanzó un fuerte contenido nacional para el ensamblaje de góndolas, torres y palas.

¿Cómo fue el desempeño de cada tecnólogo? Sobre el total de instalaciones General Electric aportó el 40% (3,011 MW), Vestas el 38% (2,886 MW), Nordex el 11% (866 MW), y Siemens Gamesa el 8% (630 MW).

Más atrás se ubicaron Goldwind (171 MW), Vensys (23 MW), y Emergya Wind Technologies.

 

El empleo en el sector eólico alcanzó un nuevo récord de 114,000 trabajadores a tiempo completo.

La capacidad de generación promedio de las turbinas  instaladas fue de 2.4 MW y el diámetro promedio del rotor fue de 116 metros. Pero las solicitudes de permisos sugieren que hay turbinas mucho más altas en camino.

El factor de capacidad promedio entre los proyectos construidos en los últimos años fue del 42%, en comparación con un promedio del 31% entre los proyectos construidos entre 2014 y 2011.

Los precios de la energía eólica están en mínimos históricos: menos de 2 centavos por kilovatio-hora.

De hecho, los contratos recientemente firmados se comparan favorablemente con las proyecciones de los costos de combustible de la generación a gas.

El costo nivelado de la energía eólica, que permite la comparación de tecnologías con diferentes duraciones, tamaños y costos de capital iniciales, también alcanzó un mínimo histórico, con un promedio de $ 38 por megavatio-hora.