El Ing Airasca nos comenta que: “a raíz del proyecto que estamos llevando adelante en nuestra cooperativa hemos recibido la invitación de la Fundación Heinrich Boll para conocer la experiencia de las cooperativas energéticas de Alemania”.

El programa de visitas de una semana incluye reuniones en la Agencia Alemana de Energía (DENA) en donde se abordaron temas asociados  a las características generales de la transición energética incluyendo los avances, dificultades y las metas que se debaten para el año 2030.

Se realizaron reuniones con otros organismos estatales y un encuentro especial con la Asociación Alemana de Cooperativas (DGRV) quien presentó un panorama de la situación de las casi mil cooperativas energéticas existentes en Alemania. La mayoría de ellas creadas a partir de las Ley de Energías Renovables del año 2000 que establecía una tarifa de incentivo por 20 años y seguridad de acceso a las redes. Se realizó un intercambio sobre la situación de las cooperativas en ambos países analizando las posibilidades de intercambios y aprendizajes.

Hubo jornadas de intercambio con instituciones científicas como el Instituto de Postdam, Renac, y otros en los cuales se trabajó acerca de la formación de recursos humanos y las posibilidades de formación de profesionales.

La experiencia incluye visitas a experiencias vivas. Se visitó experiencias de diverso tipo, entre ellas una experiencia local de vecinos de pequeños poblados que negociaron para el desarrollo de un parque eólico del cual poseen una parte en propiedad y reciben arrendamiento por el resto. Se pudo observar las características de los procesos de debate y construcción de acuerdos así como la forma en que se superaron las dificultades y barreras.

Lea también: «Redes inteligentes: Hoy se firmará importante convenio para que avance el PRIER»

Una de las experiencias más interesantes fue la visitada en la región de Turingia. Allí en el municipio de Schloben se visitó una experiencia de integración de cooperativas de diverso tipo y tamaño que ha generado el desarrollo de un sistema de generación de biogás a partir de residuos de tambo, utilización de ese biogás para distribución domiciliaria, producción de electricidad para volcar a las redes comunales y producción de calor para abastecer un sistema comunitario de calefacción para los crudos inviernos. Esto se complementa con cooperativas de producción fotovoltaica integradas por ciudadanos que aportan también a las redes comunales generando sinergia con los otros proyectos. Al respecto el Ing Bertinat nos dice: “esta experiencia nos muestra el potencial de estas experiencias comunitarias, donde más allá de las cuestiones técnicas existe un fuerte entramado social y colectivo que permite también a las cooperativas atender diversas problemáticas sociales”.

Más allá de las diferencias existentes entre la realidad alemana y argentina Airasca y Bertinat manifiestan la existencia de problemas comunes para avanzar en la descentralización y desconcentración energética, y ratifican la posibilidad de aprovechar experiencias para fortalecer los lazos de contacto con experiencias ciudadanas y cooperativas. Es de destacar también el intercambio con otros miembros de la  delegación entre los que se incluyen expertos de Chile, Colombia y Cuba.

A la finalización de la experiencia se espera poder transmitir los aprendizajes a los integrantes del proyecto y al resto de las cooperativas eléctricas de nuestro país.