A pesar de que el sector de las energías renovables se vio alterado por la pandemia y los embates del Gobierno federal, empresarios solares de pequeña y mediana escala continuaron en crecimiento durante 2020. 

“El año pasado crecimos cerca de un 20%”, aseguró Horacio Duhart, director general de Exel Solar. 

De acuerdo con el referente empresario aquello se podría deber al creciente interés en los techos solares tras el aumento del consumo en los hogares producto del home office y el incremento de las tarifas eléctricas, por un lado; y, por otro, las ventanas de oportunidades para la reducción de costos de operación y la deducción al 100% de la inversión en energías renovables que descubrieron industrias cada vez más sostenibles.

En conversación con Energía Estratégica, el director general de Exel Solar también pronosticó cifras similares para este año que comienza. 

“Este 2021 avizoramos un crecimiento del 15%”, declaró el empresario. 

La cifra sería menos ambiciosa al considerar especialmente los cambios en el sector eléctrico que vienen impulsando el Gobierno federal junto con organismos de operación y regulación como el CENACE y la CRE. 

De allí es que empezarían a cobrar mayor sentido las instalaciones de sistemas fotovoltaicos aislados de la red. Con ello, el mercado se abriría más a la comercialización de baterías para almacenamiento energético junto a paneles solares competitivos. 

“En almacenamiento partimos de una base casi desde cero y confiamos que crecerá fuertemente a partir de este año en el cual se esperan más apagones que el que vimos hace unas semanas, porque el Gobierno no ha invertido en redes de transmisión”.

Según con estimaciones del titular de Exel Solar, en lo que respecta a la tecnología fotovoltaica resultaría más atractivos los módulos MONO, que logran casi el 80% de las ventas, mientras que el POLI alcanzarían cerca de un 20%. 

No obstante, seguirían divididos los tipos de consultas de particulares e integradores solares que, por un lado, privilegian el precio por sobre la tecnología y que, por otro, se preocupan por marca, eficiencia y calidad. 

Pero si se trata de ventas concretadas, una consideración importante que realizó Horacio Duhart es que, mientras los fabricantes están optando por potencias cada vez más altas, los pedidos más frecuentes que reciben en México son por paneles solares de baja potencia que funcionan con inversores destinados a sistemas de hasta 500 kW. Con lo cual, “algunos fabricantes de módulos de alta eficiencia están saliendo del mercado residencial y comercial porque los inversores no soportan sus voltajes y amperajes superiores”.