El cambio climático y la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero es una preocupación en todo el sector energético. Es por eso que desde México, precisamente desde el Estado de Yucatán, buscan concientizar sobre estos acontecimientos.

Mariano Birlain, coordinador de proyectos de mitigación en Iniciativa Climática de México (ICM), participó de un webinar organizado por la sociedad denominada Política y Legislación Ambiental A.C. (POLEA) y señaló de qué manera se podría reducir paulatinamente las toneladas de CO2 en la mencionada entidad federativa. 

En principio manifestó que “para llegar a la meta de cero emisiones netas para el 2060, el presupuesto de carbono del Estado de Yucatán tendría que ser de 153.16 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente en ese período de tiempo”. 

“Y para ello, hacia el 2030 se debe disminuir más de la mitad de emisiones (55.1%) y consecutivamente hasta llegar a las cero emisiones al 2060”, agregó.

¿Cómo? Las principales medidas de mitigación para el sector de consumo eléctrico que destacó son:

  • Eficiencia energética.
  • Usuario calificado, es decir, el registro de edificios públicos ante la Comisión Reguladora de Energía (CRE) a través de suministradores calificados.
  • La generación distribuida solar, teniendo en cuenta el límite de potencia a instalar (hasta 500 kW).

En este último aspecto fue donde mayor hincapié y detalló que “existe un potencial estatal total de 249,426 toneladas de CO2 mitigados en un período de diez años”, aunque aclaró que ese número se podría dar tras la instalación de paneles solares en 1,477 edificios de la administración pública del Estado de Yucatán. 

“Además está la posibilidad de generar hasta 8,600 debido a la instalación y mantenimiento de la tecnología”, amplió. 

Siguiendo esta misma línea, expuso que, de implementarse la medida en cien edificios públicos hasta el año 2030, la inversión estatal total sería de 262,009,220 MXN, con ahorros estatales totales a 25 años de 2,115,444,710 MXN.

“Mientras que el beneficio para el Estado a veinticinco años sería de aproximadamente 466 millones de pesos mexicanos, y el beneficio de mitigación estatal total a 25 años sería de 1,853 MXN ahorrados por cada tonelada de dióxido de carbono evitada”. 

Vale hacer mención que, tras el último informe estadístico acerca de la evolución de generación distribuida en México llevado a cabo por la CRE, la entidad federativa de Yucatán se ubica en el séptimo escalón de capacidad instalada a lo largo de todos los Estados del país con 67.5 MW en 9,646 contratos de interconexión. 

Mientras que a nivel nacional, México superó los 1,5 GW de potencia instalada en generación distribuida en más de 210,000 contratos, bajo una inversión estimada de 2.712,16 millones de dólares, cifra que considera un monto promedio de 1,74 MDD por megavatio instalado.