A través de su “Plan Nacional de Descarbonización”, Costa Rica se propuso lograr una “economía verde” con cero emisiones netas en 2050, superando con sus compromisos frente al cambio climático.

Esta semana, el Presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, anunció que el país inicia este año los cambios y modificaciones necesarias para iniciar la transformación. De allí, presentó la Hoja de Ruta que dinamizará su crecimiento a partir de un modelo basado en servicios 3D: descarbonizados, digitalizados y descentralizados en la producción eléctrica. 

La iniciativa incluye transporte y movilidad sostenible, energía renovable, agricultura, construcción e industria sostenible y gestión integral de residuos. Y ya se estaría desarrollando un paquete de incentivos tanto para la compra de vehículos eléctricos como para sistemas de generación renovable.

Aquellos incentivos acompañarán el inicio del Plan, y luego serán reemplazados con otras políticas puntuales, a partir de una reforma fiscal verde y una reforma institucional ambiental, a ser impulsadas durante los distintos períodos, que fueron organizados en tres etapas:

2018-2022 : Inicio

2023-2030 : Inflexión

2031-2050 : Despliegue masivo

En detalle, la estrategia contará con 10 ejes de trabajo y metas asociadas bien definidas:

1 – Desarrollar un sistema de transporte público (buses, taxis y TRP) y movilidad compartida segura, alimentado por energías limpias (sin emisiones) y tan eficiente que haga menos atractivo el uso de automóvil particular para desplazarse. Se aspira a un incremento de al menos un 10% de las movilizaciones no motorizadas.

Metas:

  • 2035: 70% de los buses y taxis serán cero emisiones, TRP operará 100% eléctrico
  • 2050: sistema de transporte sustituirá a vehículos privados como principal opción de movilidad
  • 2050: 100% de buses y taxis serán cero emisiones.

2 – Transformar progresivamente la flota vehicular del país de carros ligeros de combustión fósil a vehículos cero emisiones y promover modelos de negocios de autos compartidos autónomos.
El país implementará una extensa red de recarga eléctrica a lo largo del país y con infraestructura complementaria para tecnologías cero emisiones, por ejemplo, estaciones de hidrógeno.

Metas:

  • 2025: Se estabilizará el crecimiento de las compras de motocicletas y se adoptarán estándares para favorecer las ventas de motos cero emisiones
  • 2035: 25% de la flota vehicular será eléctrica
  • 2050: 100% de las ventas de vehículos ligeros nuevos será de vehículos cero emisiones y el 60% de la flota de vehículos ligeros -privados y públicos- será cero emisiones.

3 – Reducir el impacto ambiental del transporte de carga en el país favoreciendo la adopción de tecnologías de eficiencia energética y de vehículos bajos en emisiones de carbono.

Metas:

  • 2022: País tendrá inventario público sobre las emisiones de la flota de vehículos de carga. Se pondrán en marcha planes piloto para aumentar la eficiencia de los camiones mejorando logística del transporte.
  • 2050: Al menos el 50% del transporte de carga será altamente eficiente y habrá reducido emisiones en un 20% con respecto a emisiones del 2018.

4 – Consolidar un sistema eléctrico nacional capaz de abastecer y gestionar energía renovable a un costo competitivo para los usuarios. Mejorar la gestión eficiente de los clientes y territorios mediante la digitalización de los procesos institucionales y comerciales.

Metas:

  • 2030: La matriz eléctrica del país deberá operar al 100% con energías renovables
  • 2050: La energía eléctrica será fuente de energía primaria para el sector transporte, residencial y comercial, industrial.

5 – Desarrollar edificaciones de uso comercial, residencial e institucional bajo estándares de alta eficiencia y bajas emisiones.

Metas:

  • 2030: 100% de las nuevas edificaciones comerciales, residenciales e institucionales se diseñarán y construirán adoptando sistemas de resiliencia y tecnologías bajas emisiones.
  • 2050: 100% de las edificaciones comerciales, residenciales, e institucionales operarán con estándares de bajas emisiones implementando además el uso de energías renovables en procesos de cocción y agua caliente.

6 – Modernizar el sector industrial a través de la aplicación de procesos eléctricos, sostenibles y más eficientes.

Metas:

  • 2030: Se contará con una estrategia y modelos de negocio de diseño integral que consideren las acciones necesarias para atenuar y responsabilizarse del impacto de un producto desde su nacimiento, distribución y posterior descarte: lo que se llama “cuna a tumba” (o “cradle-to-grave”).
  • 2050: El sector industrial se apoyará más en fuentes de energía bajas en emisiones.

7 – Desarrollar un sistema de gestión integrada de residuos basado en la separación, reutilización, revalorización y disposición final de máxima eficiencia y bajas emisiones.

Metas:

  • 2022: Se contará con Estrategia y Plan Nacional de Mejores Opciones Tecnológicas para reducir las emisiones de metano por residuos orgánicos.
  • 2030: Costa Rica tendrá una cultura ciudadana y empresarial orientada a una menor generación, de residuos y a un exitoso manejo de los mismos.
  • 2050: 100% del territorio contará con soluciones para la recolección, separación, reutilización y disposición de residuos.

8 – Apoyar la adopción de tecnología alimentaria eficiente y baja en carbono que genere bienes de exportación y también para el consumo local.

Metas:

  • 2050: Al menos el 50% del transporte de carga será altamente eficiente y habrá reducido emisiones en un 20% con respecto a emisiones del 2018.

9 – Consolidar modelos ganaderos basados en la eficiencia productiva y disminución de gases de efecto invernadero.

Metas:

  • 2050: Productores nacionales habrán adoptado la tecnología más avanzada de acuerdo con estándares de sostenibilidad, competitividad y bajas emisiones.

10 – Consolidación de un modelo de gestión de territorios rurales, urbanos y costeros que facilite la protección de la biodiversidad, el incremento y mantenimiento de la cobertura forestal y servicios ecosistémicos a partir de soluciones basadas en la naturaleza.

Metas:

  • 2030: Aumentar la cobertura forestal de Costa Rica a un 60% para consolidar corredores biológicos e incrementar la disponibilidad de áreas verdes para la recreación.