La Secretaría de Energía de México publicó el Programa para el Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PRODESEN) 2021-2035, que detalla la planificación anual con un horizonte a quince años y alineado a la política energética en materia de electricidad.

En el mismo se observa que México incumplirá con sus metas de generación limpia establecidas en la Ley de Transición Energética y en el Acuerdo de París. ¿Por qué? El PRODESEN señala que la participación de energías limpias en la generación eléctrica sería del 31% para 2024, pero la propia ley ambiental decreta un mínimo del 35% para dicho año. 

Sin embargo, a partir del 2026 y hasta el 2035 – año tope del actual PRODESEN – sí se acataría los objetivos de dicha índole, igualando los porcentajes propuestos e incluso superándose en algunos escenarios por 1% más. 

Este incumplimiento fue señalado por la Comisión Federal de Competencia Económica a mediados de mayo, cuando difundió un documento elaborado a lo largo de 2020 e inicios del corriente año, previo a la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica. 

Peligra el cumplimiento de las metas de generación limpia en México

Allí la COFECE estimó que, en un escenario conservador, el país quedaría en 29,8%, es decir, 5,2 puntos porcentuales por debajo de la meta para el 2024. 

Y si bien se mencionaba que este año se estarían cumplimento los objetivos (30%), bajo el panorama más optimista implicaba un máximo del 33,6%, aún por debajo del 35% planteado en la ley nacional. 

De todos modos, el PRODESEN estipula que para el cierre del 2024 se incorporen 21,291 MW de potencia, incluyendo a la generación distribuida fotovoltaica, de los cuales el 55,5% corresponde a energías limpias si se toma en cuenta un escenario de gran crecimiento para la GD-FV. 

Aquí cabe mencionar que la energía solar a gran escala sumaría 5.275,90 MW de potencia (24,78% del total a incrementar a 2024), la eólica 2.848,73 MW (13,38%) y las bioenergías 10,64 MW (0,05%); mientras que la generación distribuida fotovoltaica adicionará 2.654,98 MW (12,47%).

De este modo, tanto la energía fotovoltaica de mediana y gran escala como la producida por el viento superarían los 10 GW de capacidad, ya que actualmente poseen 7,026 MW y 7,691 MW, respectivamente, según los datos del informe publicado por SENER.

Generación distribuida 2021- 2035

Respecto al desarrollo de la generación distribuida fotovoltaica para los próximos años, se realizaron dos proyecciones:

El primero de los casos contempla un progreso medio o de planeación y se observa que para 2035 la potencia instalada llegaría a 9.179 MW. Mientras que el segundo escenario es más optimista y considera un mayor dinamismo e impulso, por lo que en allí la GD podría alcanzar 13.869 MW en el Sistema Eléctrico Nacional. 

Bajo esa misma línea se tomó a la generación distribuida en la participación de la matriz energética del sector residencial y comercial. Según el Programa publicado por la SENER, la GD ocuparía entre un 13% y un 19% a partir del 2035. 

México superó los 1,5 GW de potencia instalada en generación distribuida