Más allá de que el precio de la soja viene en baja, se estima que este año habrá un volumen de cosecha mucho mayor que el del 2014. Según fabricantes de aerogeneradores de baja potencia, el mercado eólico para usuarios residenciales se dinamizará fuertemente una vez que comience el proceso de venta de las cosechas en los campos, ya que ahí se encuentran sus principales consumidores.

Por un lado, Héctor Cobelo, titular de la compañía ST Charger, indica a Energía Estratégica que el mercado “continúa bastante parado”. “Las consultas telefónicas por los equipos están, pero no se concretan las ventas”, detalla el empresario.

Hace 3 años el mercado andaba mucho mejor que ahora; yo creo que debe ser por la baja en el poder adquisitivo de la gente. También tenemos que el proceso de venta de cosechas en los campos no se ha levantado, están especulando precios y en la medida que lo vean conveniente se van a poder concretar algunas ventas que por el momento vienen frías”, señala.

Por otro lado, haciendo hincapié en los estudios que está llevando a cabo el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Cobelo elogia la labor del organismo que pretende analizar curvas de potencia, durabilidad y emisión de ruidos de los equipos para que la industria nacional pueda empezar a exportar aerogeneradores de baja potencia. “Estos estudios no dinamizan el mercado nacional, pero sí va a repercutir en las ventas a nivel internacional”, considera.

Quién se muestra de acuerdo con esta declaración es el empresario Diego Franco, titular de la compañía Giafa. En diálogo con este diario expresa que “las ventas a otros países se van a mover en la medida que el mercado nacional demuestre que tiene aparatos confiables”.

19

El dueño de la empresa cordobesa cuenta que su 2015 comenzó muy bien en cuanto a ventas y consultas, y asevera que esto se ha dado por la alta confiabilidad de los equipos y por un mecanismo exclusivo de Giafa que “está garantizado contra vientos huracanados”.

Explica que se trata de un diseño aerodinámico que hace que cuando la potencia del viento afecta la zona, el eólico se para totalmente, actuando un sistema de protecciones aerodinámicas y mecánicas que no necesitan de la electrónica. Es un sistema de fusibles mecánicos que evitan que se dañe la máquina.

Por otra parte, el experto estuvo de acuerdo con Cobelo en que las ventas locales subirán una vez que se vendan las cosechas.

Sobre la dinámica de mercado, analiza: “Yo soy optimista con la industria de pequeños aerogeneradores nacionales; se está moviendo, la gente está comprando, en el campo se ven los equipos, pero vamos a tener que cuidar la calidad porque sino eso se nos viene en contra”. En ese sentido, apunta sobre los equipos provenientes de China, y algunos nacionales de baja calidad: “los eólicos chinos vienen acá y se hacen pedazos, eso después repercute en que el dueño de campo, en vez de comprar eólicos, compre paneles solares”.

Con el INTI se ha trabajado mucho en el material de publicidad y las reglas básicas de instalación, para lograr que los eólicos se monten adecuadamente, tenga larga vida útil y presten un servicio al usuario. Esto seguro que repercute en ampliar el mercado a futuro, tanto nacional como internacional”, destaca Franco.