09 de noviembre de 2018

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

El mercado de renovables desde la mirada de Elmya: desarrollo de proyectos, nueva subasta y expectativas de inversión

Jose María Piñar, Gerente General de Elmya, empresa que ha montado más de 1.000 MW en el mundo y que actualmente está desarrollando más de 150 MW en el país, analizó en una entrevista para Energía Estratégica cómo avanza el mercado. Plantea que es fundamental “sanear” el proceso licitatorio de los especuladores. ¿De qué manera? Otorgando mayor plazo a los adjudicatarios.

¿Qué proyectos están desarrollando actualmente en la Argentina?

Estamos con 3 emprendimientos: La Cumbre (22 MW), que ya está en funcionamiento, y Cafayate (80 MW) y Ullum IV (13,5 MW), que están en fase de construcción.

Además, hemos cerrado el acuerdo comercial y estamos analizando el acuerdo contractual para co-invertir con un socio internacional en otros dos proyectos solares por 55 MW más.

Por otro lado, ¿cómo analizan la licitación Mini Ren Ronda 3 que está pronta a lanzarse?

La coyuntura actual es complicada, y con esto no estoy encontrando nada nuevo. El cuello de botella de este mercado lo ha sido siempre, pero en este momento lo está haciendo aún más, el financiamiento.

Yo creo que el Mini Ren es una buena medida para dar acceso al mercado de renovables a otro nivel de inversionistas, que son únicamente locales los que podrían entrar en este nivel de proyectos. Es decir, creo que es una buena medida para que el mercado no se pare, pero también pienso que la iniciativa se queda corta para lo que hoy le hace falta hoy por hoy a la Argentina.

También es verdad que nos encontramos con una nueva Ronda 3 sin haberse resuelto problemas de las rondas anteriores. En mi opinión, lo primero que debiera hacerse es limpiar el mercado de proyectos que no se van a ejecutar. Hay muchos proyectos de los RenovAr 2 que el mercado y el gobierno sabe claramente que no son viables. Hay que llegar a un acuerdo con esos desarrolladores y ver en cuáles de ellos todavía hay voluntad de ser construidos.

Además, creo que hoy por hoy el Mercado a Término no tiene sentido. No se dan las condiciones para que los contratos bilaterales a largo plazo en la Argentina sean inviables.

¿Considera que el mercado entre privados no es inviable?

Yo creo que hoy por hoy es una herramienta irreal. Los contratos bilaterales son contratos basados en la confianza de un país. Imagínese, estamos hablando de dos empresas que tienen que llegar a un acuerdo de abastecimiento de energía a 10, 15 o 20 años.

Hoy por hoy, dar garantías a 15 o 20 años en un país en donde la coyuntura ha cambiado de manera radical en 6 meses me parece absolutamente irreal. Ojalá me equivoque, pero creo que se van a ver muy pocos proyectos adjudicados en MATER verdaderamente ejecutados.

¿Por qué?

No sólo por la falta de financiamiento, sino porque la mayoría del MATER no tenía atado un PPA, y atar ahora un PPA en la Argentina es muy complejo.

Hay muy pocos PPAs firmados y los que hay no son financiables. Hoy es mucho más probable financiar proyectos bajo un esquema de subastas con el Estado que de contratos entre privados. Estoy de acuerdo que el mercado debe tender hacia los acuerdos entre privados y no a contratos bajo el manto estatal, pero tenemos que ser conscientes de la realidad del país.

Argentina debe ir poco a poco, no pretender ser Estados Unidos en 2 años. Entender de dónde venimos, el desarrollo que se ha logrado en poco tiempo, que ha sido muy positivo, y que estamos en un bache al que nos tenemos que adaptar.

Lea también: “Construcción llave en mano de proyectos renovables: la experiencia en Argentina de la empresa internacional que ha montado más de 1.100 MW en el mundo”

Usted mencionaba de sanear el mercado. ¿Cómo debiera hacerse?

Es un tema complejo pero hay que tomar medidas y, en situaciones excepcionales, hay que tomar medidas excepcionales. Yo no creo que el camino sea el perdón para todos. Hay que saber discriminar y se pueden implementar medidas para identificar qué oferentes siguen teniendo interés en su proyecto, más allá de que la situación es compleja, y cuáles fueron a especular y se encuentran ahora con un problema porque no tienen a quién colocarle el proyecto.

Una solución es darle más tiempo a los desarrolladores para construir. La idea en general del Programa RenovAr de dar tiempo hasta 240 días para construir proyectos es muy buena, porque le da mucho dinamismo el mercado, pero hay que adaptarse a las circunstancias. Hoy, a lo mejor el mercado precisa de mayor plazo para construir. Pero aquellos a los que se pueda ampliar el plazo deben tener claro que hay un mecanismo fiable de ejecución de garantías.

Hay que limpiar el mercado y pensar que no tiene sentido tener 2.000 MW solares adjudicados y 600 en construcción. Si yo fuera hoy un jugador internacional que no conoce la Argentina, hago un ‘over view’ del mercado y veo que el 30% se están ejecutando y el resto están con dificultades, difícilmente me quiera presentar a una nueva licitación. Pero si veo que realmente las normas se van adaptando a las circunstancias actuales, pues seguramente me lo plantee.

Hay que tener en cuenta cuál es la situación del mercado energético general. Argentina necesita a las energías renovables sea cual sea el gobierno y la situación. La matriz energética actual es anticuada, cara y contaminante. Las tres cosas se pueden solucionar con renovables, pero hay que saber adaptarse al mercado.

Es decir, si (Mauricio) Macri hubiera asumido hoy, en estas circunstancias, seguramente desarrollaría una nueva licitación con características distintas a las que lanzó apenas inició su mandato. Y bueno, pues adaptémonos ahora a las condiciones que atravesamos.

Dejanos tu comentario sobre este artículo