La Reforma Energética abrió la puerta a un nuevo mercado eléctrico mayorista donde los usuarios eléctricos tienen libertad contractual para acceder a energía y otros productos asociados más competitivos que los ofrecidos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El establecimiento de Certificados de Energías Limpias (CELs) y la promoción a fuentes de generación “verdes” hizo que las algunas de las nuevas empresas de suministro eléctrico y usuarios calificados viren hacia las energías renovables como uno de las principales tecnologías para implementar.

Aunque la actual administración se proclama en contra de los cambios que se produjeron, el mercado sigue activo por los contratos ya celebrados y con un gran interés de continuar la compra y venta de energía a precios competitivos.

Entre las empresas más importantes –por su calificación de integridad corporativa y cantidad de ventas– que recurrieron a la energía “verde” para satisfacer su demanda eléctrica se puede mencionar a:

  • Alsea
  • Audi
  • Bimbo
  • Cemex
  • Deacero
  • Femsa
  • General Motors
  • Grupo Modelo
  • Heineken CM
  • José Cuervo
  • Nissan
  • Nestlé
  • Soriana
  • Volkswagen
  • Walmart

Si bien los precios y el periodo de tiempo fijados en los contratos no se conocen, se estima que, por la libertad que otorga la normativa vigente de poder ser adecuados y pactados de acuerdo al modelo de negocios de cada empresa, estos serían de los más competitivos del mercado para aquellas que buscan soluciones sustentables.

La energía solar fotovoltaica y la eólica fueron las fuentes de generación asequibles que significaron la mejor opción para estas empresas.

Dentro del grupo de las automotrices, Audi México ya cuenta con un contrato con un parque fotovoltaico en el norte del país para abastecer el 50% de su demanda y se comprometió a alcanzar un 100% de su cobertura de energía eléctrica requerida al 2020, por lo que nuevos proyectos podrían estar en marcha.

Para el mismo año, la cervecera Heineken Cuauhtémoc Moctezuma tiene previsto cumplir con el 70% de energía proveniente de fuentes renovables.

Peculiar es el caso de Deacero, que tiene un contrato por 20 años que incluye no sólo la compra de energía, sino también de certificados de energía limpia y potencia a partir de una central solar fotovoltaica en Sonora.

Quien no se queda atrás es el Grupo Bimbo que emitió en noviembre de 2018 los primeros Certificados de Energía Limpia (CEL) para generación distribuida y que se comprometió a alcanzar su 100% de consumo global con energías renovables al 2025.

Por su parte, Soriana informó que para el año 2021 todas sus unidades de negocios, centros de distribución (Cedis), centros comerciales y demás oficinas operarían con energía renovable, fundamentalmente proveniente de parques eólicos y techos solares.

Bajo la modalidad de autoabastecimiento, Walmart adquiere la energía de grandes parques eólicos y, aunque ya cumplió gran parte de sus metas de reducción de CO2 fijadas, continúa instalando estos sistemas en los techos de tiendas de Retail.

Aquel mix es una tendencia creciente que ayuda a reducir consumos con autoabastecimiento y pagar lo restante con fuentes limpias provenientes de grandes parques renovables a costos más competitivos.

En el caso de los techos solares, mientras que en 2012 existían 1986 instalaciones de esta tecnología en México, el año pasado el número alcanzó los 94844 sumando una capacidad instalada de 692 MW, según datos de la CRE. Si bien, de estos últimos números un 70% corresponde a paneles en hogares, 20% en comercios, 4% en pequeñas industrias y un 1% restante en otros sectores son cifras esperanzadoras para el sector.