A partir de este 20 de mayo, Estados Unidos exceptúa de aranceles al aluminio y acero mexicanos y canadienses. Eso indica la proclama que dió a conocer el Gobierno americano la semana pasada.

¿Esto favorece a toda la industria norteamericana o algún país se posiciona mejor? En conversación con Alejo López, referente en tecnología solar fotovoltaica y el rubro trackers, consideró que en general es positivo para todos los países pero que quizás el más favorecido desde el punto de vista del acero es Estados Unidos.

“Estados Unidos está en una pelea comercial con China, entonces tener una oferta en México de acero sin aranceles es bueno. Sin embargo, la producción de acero mexicana representa una fracción muy pequeña de la demanda americana. Es más significativa en términos estratégicos que en términos reales, pero de igual modo creo que es importante”, consideró el especialista.

En Estados Unidos, como son empresas americanas las que dominan el mercado –Nextracker, Array Technologies, Inc. (ATI) y GameChange– lo que estaría pasando según el especialista es que los fabricantes de acero están buscando proveedores fuera de China, para mitigar y tener una ventaja competitiva.

“Se está moviendo producción hacia fuera de China pero no necesariamente está cambiando la dinámica de exportación”, advirtió.

En México ya se cuenta con el PROSEC Programa de Promoción Sectorial, donde los proyectos de energía solar tienen disponibles aranceles preferenciales, por lo que esta medida no tendría mucho impacto en este sector renovable directamente.  Además, ”la estructura de costos con acero chino va a seguir siendo favorable”, consideró López.

No obstante, con esta medida se va retomando la confianza en la actual administración. El mercado norteamericano en general se vería favorecido de retomarse el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Para México resulta importante ratificar el acuerdo comercial el T-MEC; el acuerdo con Estados Unidos de eliminación de aranceles al acero y alumnio, en el contexto de todo lo que está pasando en México, es positivo y ayuda a mejorar la percepción del gobierno actual”, indicó Alejo López.

Es preciso recordar que, en el marco del G20 –llevado a cabo el 30 de noviembre, en Buenos Aires, Argentina– los primeros mandatarios de los países norteamericanos, en aquel entonces el presidente Enrique Peña Nieto, el presidente Donald Trump, y el primer ministro Justin Trudeaufirman firmaron el T-MEC.

Para que este entre en vigor, es necesario que cada país avance sobre procedimientos oportunos ajustando su marco legal y normativo para recién poder ratificar el acuerdo de libre comercio entre Canadá, Estados Unidos y México.

Esto realza las expectativas sobre negocios en el sector renovable mexicano. El tratado trinacional contribuiría no sólo a alcanzar las metas de crecimiento fijadas este sexenio en México, sino también a mejorar las condiciones del mercado para atraer inversiones extranjeras directas y nacionales.