No es la primera vez que el hermano del ex mano derecha del ex presidente Mauricio Macri se pronuncia en contra de explotar el yacimiento de hidrocarburos no convencionales, Vaca Muerta.

Lo viene haciendo hace tiempo, incluso cuando su hermano, Marcos Peña, estaba en el cargo de Jefe de Gabinete.

Sin embargo, ayer arrojó un dato que sorprendió al sector energético: en siete años que el Estado desembolsó 10.000 millones de dólares, es decir, 1.400 millones por año de promedio, para intentar despegar la explotación del yacimiento.

«Hace siete años que venimos subsidiando a Vaca Muerta (más de US$10,000 millones hundidos en ese pozo) y ni siquiera empezó a repagarse», expresó en su cuenta personal de Twitter, su canal predilecto para sentar posición en torno a los temas de energía.

En su visión, Argentina debiera encarar hacia el desarrollo de otras tecnologías limpias, en línea con lo que ocurre en el mundo: «Si dedicamos nuestra energía a renovables vamos a tener un resultado mucho mejor».

Y en otro tweet apuntó que el sector verde genera más empleo que el de hidrocarburos. «Renovables generan mucho más empleo. Sobretodo si aceleramos el desarrollo de distribuidas», expresó.

Otra de sus declaraciones públicas se enfoca en una mirada geopolítica: «Mientras Argentina sigue con la idea ultra pasada de que liderar en renovables es para ricos, un país pobre como India deja atrás las energías fósiles y genera abundancia de empleos e inversiones con renovables. No hace falta ser genios. Es solo observar».

En otro mensaje, fue aún más crítico sobre Vaca Muerta: «Hace casi una década que invertimos pesado en el fraude de Vaca Muerta soñando con hacernos ricos. Esto es Vaca Muerta: atraso y privilegios para pocos que pagamos todos. Es hora de decir basta. No tiene sentido decir que hay crisis mientras se privilegia a la patria prevendista»