La Ley 27.191 apunta a la utilización de energías renovables para generación eléctrica, al igual que las licitaciones lanzadas en el marco del Programa “RenovAr”. Por eso, la Subsecretaría del área que conduce Sebastián Kind, ahora que presentó los pliegos definitivos para la subasta, terminaría de analizar políticas para el uso de calefones solares.

Estamos viendo muchas cosas con solar térmica”, aseguró el funcionario en una entrevista para energiaestratégica.com. No quiso adelantar detalles, pero  para relajar la ansiedad de este sector aclaró que informará novedades en el corto plazo. “Dentro de un tiempito vamos a salir de comunicarlas”, se comprometió.

Casualidad o no, días atrás el presidente Mauricio Macri se comunicó telefónicamente con una Pyme de Mendoza para comprarle un calefón solar para la residencia de Olivos, juego mediático que sirvió para instalar el tema en la agenda pública.

Este interés por la tecnología solar térmica se da en un contexto de faltante de gas en el país y de fuerte aumento de la tarifa al usuario. Su utilización se presenta como un paliativo inmediato para el déficit energético y a la vez una oportunidad para el desarrollo de la industria local, avanzada en la materia.

Fue quizás la tecnología más dejada de lado por los sucesivos Gobiernos, a pesar de que está en condiciones de instalarse en el mercado con mayor velocidad que las grandes centrales de generación.

Por otra parte, Kind mencionó que “hay una oportunidad muy grande para insertarnos en algo nuevo que es la solar térmica concentrada”. ¿Será una realidad para Ronda 2? El funcionario tampoco quiso generar demasiadas expectativas: “lo vamos a ver”. Pero dejó entrever que no se descarta adjudicar potencia para esta tecnología en próximas subastas.

En 2014, autoridades de la municipalidad de General Alvear, en Mendoza, firmaron convenio con empresas extranjeras y locales para la construcción de un Parque Fotovoltaico y otro arque Termosolar que permitirían generar 100 MW, destinando la espectacular cifra de 740 millones de dólares. Finalmente, la propuesta quedó truncada.

Más allá de este paso en falso, y si bien está claro que no es la tecnología más competitiva existente en el mercado, así y todo, cabe destacar el interés de los privados por apostar en su desarrollo.