Del encuentro, participaron además carteras nacionales como Transporte, Ciencia y Tecnología, Justicia y Derechos Humanos, Energía y Minería y Medio Ambiente. Y por parte del sector privado la Asociación de autopartistas (AFAC), la Asociación Argentina de Vehículos Eléctricos y Alternativos (AAVEA), la Agencia Nacional de Seguridad Vial, el Ente Nacional Regulatorio, ADERA (Asociación de Distribuidores de Electricidad) y CIMBRA (Cámara de Motos y Bicicletas).

En contacto con este medio, Mariano Luis Jimena, Secretario General del Concejo Directivo de AAVEA, contó sobre las perspectivas de este rubro que crece en los países desarrollados y ahora podría dar sus primeros pasos en Argentina.

¿Qué alternativas legales existen para regular la circulación de vehículos eléctricos?

Básicamente hay dos vías, que habría que recorrerlas en paralelo. Una es la modificación del Decreto Reglamentario actual,  para definir las categorías de vehículos eléctricos, regular su circulación y definir los procesos de homologación. Otra alternativa es sancionar una Ley enteramente nueva, para reconocer el interés nacional de promover al vehículo eléctrico e instaurar los beneficios fiscales e impositivos necesarios para su promoción y así lograr que Argentina se posicione como un referente industrial y tecnológico en la materia.  Ambas acciones son necesarias,  y sabemos que requerirá un gran esfuerzo de los equipos de trabajo.

¿Cuáles son los aspectos técnicos que se van a trabajar para garantizar la implementación en el mercado?

En primer lugar los aspectos de seguridad, tanto de la circulación como de los artefactos eléctricos involucrados.  Para ello se debe contar con normativas técnicas, que se están comenzando a preparar en conjunto con entidades como AEA, IRAM y el INTI.

Luego hay cuestiones de regulación económica, como la promoción a través de reducciones en impuestos,  y beneficios a la producción nacional.  Es importante crear un marco regulatorio y promocional que ayude también a las grandes automotrices a traer los vehículos eléctricos a la Argentina,  si es posible decidirlos a fabricarlos aquí. Por último habrá que regular cuestiones que atañen a las infraestructuras de recarga,  para no encontrarnos con situaciones que puedan perjudicar a las redes eléctricas actuales,  y para preparar el camino para las redes eléctricas futuras.

En cuanto a la acumulación de energía… ¿Qué capacidad de producción de baterías dispone hoy el país?

Hablar de cuál es el potencial de los recursos naturales disponibles en litio, es algo difícil. Pero lo que es claro es que parte de ese recurso natural debería ser procesado en nuestro país agregando valor. Esto reduciría el costo de uno de los componentes de mayor impacto en el valor final de un auto eléctrico, llegando en algunos casos al 50 por ciento del valor del mismo.

Y respecto a costos… ¿podría Argentina ser competitiva en el desarrollo de vehículos eléctricos?

Cuando hablamos de costos hay que tener en cuenta la escala productiva. Entonces, si se promueve el desarrollo de esta industria a nivel local y logramos un volumen adecuado, seguramente seremos competitivos en un futuro. Pero para lograrlo debemos comenzar hoy el camino, regulando y promoviendo los vehículos eléctricos. Y tenemos la certeza de contar con profesionales y empresas que tienen el manejo de esta tecnología, y más aún, contamos con la fortaleza de una industria automotriz de larga data.

¿Hay lobby de las petroleras para frenar los autos eléctricos?

No vemos un lobby explícito de las petroleras, aunque tampoco se puede pedir que estén interesadas.  Al fin y al cabo van a seguir vendiendo combustibles a las usinas. Dado que vemos a la movilidad eléctrica como una alternativa competitiva en cuanto a emisiones y rendimiento sabemos que ambas tecnologías van a convivir por varios años.

¿Cómo se podrá trabajar para desarrollar una red de estaciones de carga?

Una buena idea es  aprender de los ejemplos de los demás países que ya tienen cierta experiencia en crear estas infraestructuras.  Italia, Francia, Noruega, Holanda, EEUU y Japón,  donde también están incluyendo a las renovables como fuente de energía para los vehículos eléctricos. El Estado tendrá que reunirse con las empresas de servicios eléctricos que más experiencia y conocimiento tengan de estos temas. Pero siempre hay que tener en cuenta la necesidad de la previsibilidad, ya que este proceso será gradual, y si comenzamos ahora, seguro  tendremos la infraestructura necesaria cuando los vehículos eléctricos sean masivos.

¿En cuánto tiempo podría conseguirse una nueva reglamentación que autorice los vehículos eléctricos?

En AAVEA no somos expertos en la redacción de leyes ni en sus procesos para que sean reglamentadas, pero creemos que con el trabajo ya realizado y el que queda por hacerse, entre este año y el 2017 podríamos ver acciones concretas.  Desde ya que seguimos trabajando por este objetivo y estamos dispuestos a hacer todos los aportes que estén a nuestro alcance.

¿Cuáles son las principales gestiones de AAVEA?

En primer lugar representamos el interés de la gente y las empresas en los vehículos eléctricos,  y nuestro objetivo es lograr que puedan circular por nuestras calles en las mejores condiciones. Desde hace ya cuatro años venimos reuniéndonos con todos los actores claves que están asociados a la movilidad eléctrica, desde fabricantes, hasta distintos sectores del Gobierno.  Nuestro trabajo de promoción ha sido intenso, en charlas y eventos, y en escuelas, y podemos decir que el interés general del público en Argentina ha crecido en estos años. Es importante saber que es la gente la que demanda genuinamente modos de transporte menos contaminantes, más saludables y más eficientes desde el punto de vista energético.  Entendemos que todos los actores involucrados tenemos el deber ético de trabajar en este sentido, para que la movilidad eléctrica sea una realidad en Argentina, en un plazo previsible y con efectos previsibles.