Mediante una nota dirigida a la vicepresidencia de CAMMESA, el subsecretario de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la Nación, Sebastian Kind, instituyó la suspensión temporal de intimaciones y notificaciones a proyectos de energías renovables que se desarrollan en el marco del Programa RenovAr, Resolución 202 y MATER.

Esa medida incluye exceptuar de sanciones por nuevos incumplimientos de las fechas programadas de avance de obras o fecha prevista de habilitación comercial de los proyectos con prioridad de despacho -según define cada contrato–.

Esta decisión se fundamentó en la necesidad de una revisión integral de la situación de cada uno de los emprendimientos, la cual ya se estaría llevando a cabo desde la subsecretaría. 

De este modo, aquellos casos en los que a la fecha han cumplido se verán librados de incrementos en la Garantía de Cumplimiento de Contrato como de la imposición de las multas previstas mientras dure esta suspensión temporal. 

Empresarios con proyectos de distintas tecnologías renovables adjudicados en la ronda 2 del Programa RenovAr comunicaron la aceptación de esta medida temporal que les dará “un respiro” en la carrera contrareloj, permitiéndoles acomodar recursos necesarios para enfrentar la situación macroeconómica adversa y cumplir poniendo en marcha a cada parque de generación. 

Aquello es lo que consideró Martín Pinos, socio fundador de BGA Energía Sustentable SRL, empresa que cuenta con proyectos de biogás adjudicados en RenovAr 2 con distintos grados de avance. 

“La medida es lo que estábamos esperando para poder ejecutar correctamente los proyectos. Es un respiro en medio de esta situación tan difícil del país. Posiblemente nos permita ejecutar un proyecto que aún no ha logrado obtener la financiación”, consideró el empresario. 

Entendiendo la situación económica compleja que deja a Argentina en el orden de los 2000 puntos básicos de riesgo país, lograr el cierre financiero es algo que atormenta a algunos emprendimientos. 

“La situación cambio drásticamente. El acceso a financiamiento internacional, a las tasas que permite el negocio, es casi nulo. El Gobierno se encuentra ante una difícil disyuntiva: encontrar un delicado equilibrio entre agresividad y asfixiar proyectos”, evaluó Ramiro Marquesini, Country Manager en Argentina de Verano Capital.

Lea también: «Suman 51 los proyectos de energías renovables puestos en marcha desde 2016»

La empresa de capitales estadounidenses cuenta con un proyecto solar fotovoltaico en la provincia de Mendoza que, si bien registra avances el cumplimiento de los hitos en la construcción, permanece expectante ante la continuidad o no de política energética para continuar el avance de obra con la certidumbre de que se cumplirá su contrato.

Similar es el caso de EPEC que cuenta con proyectos hidroeléctricos y uno solar, también en Renovar 2. 

“Yo creo que esto es positivo fundamentalmente para nuestro proyecto solar Arrollo Cabral, donde cada vez se hace más difícil llegar al cierre financiero. Era de esperar que esto iba a salir. Suspender los plazos temporalmente no te deja expuesto a una penalidad de incumplimiento”, indicó Alejandro Dallasta, gerente de Generación de EPEC. 

Adhiriendo a aquello,  Mariano Cervieri, Manager Renewable Energy at GoldenPeaks Latinamerica, participante en un proyecto eólico de RenovAr 2 señaló: “Dábamos por descontado que debería haber un tratamiento especial para los proyectos que contemplara el contexto en el que estamos donde cualquier emprendimiento que estuviera trabajando en el cierre financiero se vio totalmente interrumpido por la condición de Argentina”.

Lo que sí sorprendió fue que la noticia de la suspensión de nuevas sanciones se de a conocer por canales no oficiales. Ninguno de los oferentes antes mencionados fueron notificados formalmente hasta la fecha. Por lo que hubo cierto revuelo por que el Gobierno demore su notificación a muchas empresas.

“No hace bien sumar rumores a este contexto de incertidumbre. Estamos a la espera de que nos lo comuniquen directamente o se publique alguna resolución al respecto. Entendemos que todo esto no se trata de información falsa, pero es un hecho que debería haber alguna resolución que respaldara esta definición”, advirtió Mariano Cervieri.

No obstante el optimismo del empresariado, que apuesta a tecnologías limpias y confiables se mantiene en alto.

“A futuro tenemos la expectativa de que no haya marcha atrás. Confiamos en que las energías renovables sean una política de Estado a largo plazo y se respete lo que tanto costo conseguir”, agregó Martín Pinos.