De cara a la presentación de ofertas de la licitación de energías limpias por 1.000 MW prevista para el 5 de septiembre, el Gobierno detalló las características de esta reserva financiera creada a través de la Ley 27.191 con el objetivo de minimizar el riesgo a los inversores ante la necesidad de firmar contratos con la Compañía Administadora del Mercado Eléctrico (CAMMESA).

De acuerdo al texto definitivo del FODER, entre sus fines prácticos figuran “a) garantizar el pago por energía, b) financiar los instrumentos establecidos en la Ley N° 27.191 y garantizar el cobro de los mismos, c) garantizar y realizar el pago del precio de compra y/o venta de las centrales de generación y, d) emitir valores representativos de deuda”.

(Descargar bases y condiciones del FODER)

Las empresas que soliciten ser destinatarias del financiamiento deberán poner a disposición de la Autoridad de Aplicación información técnica, fiscal, contable y comercial del proyecto, a los efectos de ser evaluada para integrar el orden de mérito que creará el Comité Ejecutivo para asignar el financiamiento.

El texto definitivo explicita que los proyectos con mayor integración de componente nacional tendrán prioridad. Y aclara que podrán ser objeto de financiamiento las obras eléctricas de conexión al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

La Autoridad  de Aplicación es el Ministerio de Energía y Minería, pero teniendo en cuenta el artículo 5 del Decreto Reglamentario, puede delegar estas facultades a la Subsecretaría de Energías Renovables que dirige Sebastián Kind.

El Ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, junto al Presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), Pablo García, firmaron el viernes por la tarde el Contrato de Fideicomiso del Fondo para el Desarrollo de Energías Renovables (FODER), aprobado por la Resolución N°147/2016, publicada esta mañana en el Boletin Oficial