Esta semana el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) publicó una nota informativa para los integrantes de la industria eléctrica en la que reflejaba su descontento con nuevos mecanismos de licitación de productos energéticos entre privados.

Puntualmente, se indicaba allí que «las únicas transacciones reconocidas por la Ley de la Industria Eléctrica vinculadas con el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) son las que opera este organismo».

Sin embargo, con la Reforma Energética, aquel documento no sólo reconoce los contratos que pudiese celebrar el CENACE mediante subastas a largo plazo, por ejemplo, sino también contratos bilaterales entre privados.

«La Ley sí describe en detalle uno de los procesos para llegar a contratos, que son las subastas que el CENACE debe operar para el suministro básico. Es acertado observar que la Ley aborda esos tipos de contratos pero sería un malentendido pensar que la Ley esté prohibiendo los otros contratos que no describe en detalle», consideró Jeff Pavlovic, socio fundador de Bravos Energía.

Durante una entrevista exclusiva para Energía Estratégica, el empresario indicó que aquello es un tema muy importante aclarar, así como también lo es: cuál es el papel del operador.

Haciendo un repaso, el Artículo 108 en su inciso primero deja en claro que el CENACE está facultado para «Ejercer el Control Operativo del Sistema Eléctrico Nacional».

Ahora bien, el CENACE si bien está facultado para «Restringir o suspender la participación en el Mercado Eléctrico Mayorista a quienes incurran en incumplimientos graves, en los términos de las Reglas del Mercado», deben también «Operar el Mercado Eléctrico Mayorista en condiciones que promuevan la competencia, eficiencia y no indebida discriminación».

Si se trata de «autorizaciones» a contrato y subastas, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) es quién puede «Autorizar los modelos de contrato que celebre el CENACE con los Participantes del Mercado, así como los modelos de convenio que se requieran entre el CENACE, los Transportistas y los Distribuidores» y «Autorizar al CENACE llevar a cabo subastas a fin de adquirir potencia cuando lo considere necesario para asegurar la Confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional, determinar la asignación de los costos que resulten de dichas subastas y expedir protocolos para que el CENACE gestione la contratación de potencia en casos de emergencia». Esto es exclusivamente sobre transacciones del operador del sistema, pero no se prohibe explícitamente que este pueda intervenir ningún contrato de suministro entre privados.

México y otro desatino que lo aleja de las energías renovables: el Programa integral de energía para Yucatán sólo incluye gas

Ahora bien, un gran peligro que se advierte es que el operador sí puede «Llevar a cabo los procesos de revisión, ajuste, actualización, y emisión de las Disposiciones Operativas del Mercado, con sujeción a los mecanismos y lineamientos que establezca la CRE».

Por lo pronto, desde la iniciativa privada transmiten tranquilidad en este punto asegurando la continuidad de sus procesos y su conformidad con la Ley de la Industria Eléctrica. Tanto fuentes de Vitol como de Bravos Energía, que son las dos empresas que lideran mecanismos de procura de productos energéticos entre privados, aclararon a este medio que los procesos de «licitación» que ya están abiertos continuarán. Al respecto, Jeff Pavlovic, socio fundador de Bravos, se explayó:

«Nuestro esquema evalúa los proyectos de generación con base en sus avances de contratos y permisos previos que se requieren [en el mercado] para luego operar (…) En esta última etapa, ya son 9 compradores y 19 vendedores que están confirmados en el proceso. (…) El 23 de marzo, vamos a recibir las ofertas económicas finales con precios de compra y venta. Y el 25 de marzo anunciaremos los resultados».

En el caso de continuar las polémicas en torno a la legalidad o no de los contratos de suministro entre privados, será la CRE el organismo que terminará por «Resolver las controversias que surjan entre el CENACE y los demás integrantes de la industria eléctrica, una vez que se agoten las vías establecidas en las Reglas del Mercado». Así lo define la Ley de la Industria Eléctrica.