Acuciado por la crisis energética, el Gobierno empezó a poner el foco en el uso eficiente de la energía eléctrica. Ayer, Cristina Fernández de Kirchner contó los detalles de un nuevo plan que fue consensuado con fabricantes, grandes cadenas de comercialización y los distintos ministerios del área, para impulsar la compra de equipos con un nivel de consumo mínimo.

Según indicó Cristina, el precio final será en promedio un 25 por ciento inferior al de mercado. Además, si se hace durante el fin de semana, los consumidores podrán acceder a las cuotas del programa Ahora 12.

Hasta el momento están adheridos a la iniciativa cuatro empresas grandes que dominan gran parte del mercado: Garbarino, Frávega, Rodó y Musimundo, en el área metropolitana. Cristina espera que más firmas se sumen a esta propuesta en los próximos días.

Según quedó expreso en el convenio, la logística quedará a cargo de los comerciantes, por lo que tendrán que retirar los electrodomésticos por las casas de los consumidores. “Aprovechen este sábado y domingo”, tentó CFK por cadena nacional.

Para hacer los anuncios, la Presidenta estuvo acompañada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; el ministro de Economía, Axel Kicillof; el titular de Planificación Federal, Julio De Vido, y la secretaria de Coordinación Económica y Mejora de la Competitividad, Mariana González.

Inversiones en infraestructura eléctrica

Cristina también mencionó el desvío de 400 millones de pesos para mejorar la infraestructura del sistema eléctrico en villas y zonas precarias. Es por dos motivos: seguridad y eficiencia. La idea es reacondicionar los tendidos eléctricos y e instalar tableros de seguridad e interruptores en los domicilios. Apunta a beneficiar a más de 2 millones de habitantes en todo el país