A través de la Resolución 170/2014, el Gobierno reconoce que “se ha observado la necesidad de efectuar algunas modificaciones en los procedimientos para la determinación de los precios del Bioetanol establecidos por la norma, producto del análisis de las presentaciones efectuadas por las distintas empresas elaboradoras de Bioetanol del sector como consecuencia del dictado de aquélla”.

Es que la Resolución 44, que aumentó el corte obligatorio con las naftas al 10 por ciento, al tiempo que redujo los valores internos, haciendo un trato igualitario para las plantas que elaboran bioetanol a partir de caña de azúcar y de maíz, fue cuestionada por las compañías del rubro.

La medida no surgió por casualidad. Apenas se conoció la reducción de la rentabilidad, las firmas gestionaron entrevistas con los funcionarios para presentar un número que garantice un retorno de inversión coherente con el capital que destinaron para la construcción de las modernas plantas.

Cabe destacar que la Secretaría de Energía escuchó los fundamentos de los industriales y corrigió el tratamiento comercial para el mercado interno.

La producción nacional de bioetanol sobra la base de maíz y de caña de azúcar creció en los primeros nueve meses del año 40 por ciento, de acuerdo con los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La industria sucro-alcoholera genera alrededor de 50.000 puestos de trabajo de forma directa e indirecta y dispone de 7 mil productores cañeros para la fabricación de bioetanol de caña.

Antecedentes

En septiembre la Secretaría de Energía de la Nación obligó a las empresas petroleras, a través de la Resolución 44/2014, a agregar un 0.5 por ciento más de bioetanol en las naftas hasta que se termine el año corriente, a los fines de alcanzar una meta de corte del 10 por ciento, demanda que venían sosteniendo desde el sector desde hace tiempo.

Sin embargo, dicha resolución contempló también una disminución del pago que realizan las petroleras a productores de bioetanol en aproximadamente un 30 por ciento en forma gradual, cinco por ciento cada mes.