La decisión la adoptó por recomendación de la Comisión Técnica que fue integrada para el desarrollo de estos proyectos, informaron desde la Asociación Ecuatoriana de Energías Renovables y Eficiencia Energética (AEEREE).

Durante este lapso se realizarán revisiones y observaciones a los pliegos y formularios, a fin de facilitar la participación de los interesados en este proceso.

Con esta modificación, los interesados pueden presentar la documentación hasta el lunes 28 de octubre de 2019.

La convocatoria pública de los Procesos Públicos de Selección (PPS) de los dos proyectos, ubicados en las provincias de Manabí y Loja, respectivamente, se realizó pasado 28 de agosto.

Para la recomendación de esta decisión, la Comisión Técnica argumentó que durante la etapa de precalificación, que se encuentra en desarrollo, recibió gran cantidad de inquietudes por parte de varios interesados con respecto de los documentos que deben presentar para la etapa citada.

En este plazo se han atendido las inquietudes relacionadas a completar los formularios de precalificación y además se ha socializado con los interesados las aclaraciones a través del correo electrónico [email protected] y de la página web del Ministerio www.recursosyenergia.gob.ec.

Los proyectos de generación eléctrica Fotovoltaico El Aromo y Eólico Villonaco II y III son nuevas iniciativas de aprovechamiento de las energías renovables no convencionales, como es la radiación solar y la fuerza del viento, que se desarrollarán en el país a cargo de la iniciativa privada.

Se espera una inversión de USD 400 millones para su construcción.

Subasta

El Aromo es un nuevo proyecto fotovoltaico que se desarrollará en la provincia de Manabí.

Esta central se ubicará en el sector El Aromo, a 20 kilómetros de Manta, en los terrenos que fueron adquiridos para la construcción de la refinería del Pacífico.

Para el desarrollo de este proyecto se espera una inversión aproximada de 200 millones de dólares, los mismos que provendrán de capitales privados.

Esta nueva central, la primera de esas características en el país, tendrá una capacidad instalada de 200 megavatios, lo que equivale al 60,6 por ciento de la energía que consume la ciudad de Manta o el 23 por ciento de la provincia de Manabí.

Al igual que el proyecto eólico Villonaco II y III (que se desarrollará en Loja), El Aromo se encuentra en la etapa de entrega de formularios y de documentos para la precalificación, hasta el 27 de septiembre próximo.

Según el cronograma establecido, y una vez que se cumpla con todos los procedimientos, el contrato de concesión se suscribiría en marzo de 2020.

Plazos de obra

Se estima que durante la fase de construcción se generarán aproximadamente 400 fuentes de empleo y que se extenderá por entre 14 y 18 meses.

La implantación de los paneles fotovoltaicos, la subestación eléctrica y el resto de instalaciones requeriría el uso de 220 hectáreas, las que no corresponderán al área acondicionada para el fallido proyecto de refinería, por cuanto  -para una mayor eficiencia de los paneles- se requiere de un área inclinada.

Se pondrá a disposición de los inversionistas un área de 800 hectáreas y ellos definirán la ubicación exacta del proyecto.

El Gobierno Nacional se encuentra buscando alternativas de inversión privada en la zona que originalmente fue prevista para el proyecto de la Refinería del Pacífico, mismo que hasta la fecha no ha sido atractivo para la inversión privada.

La energía de esta central se conectará al Sistema Nacional Interconectado a través de la subestación San Juan de Manta 230 mil voltios, que ya se encuentra en construcción por parte de la Corporación Eléctrica del Ecuador, a través de la Unidad de Negocio Transelectric, con una inversión de USD 40,7 millones.

Con la construcción y puesta en operación de esta nueva central se reducirían alrededor de 128 mil toneladas de CO2 al año y se evitaría el consumo de 7,9 millones de galones de Fuel Oil por año, por la sustitución de generación térmica por fotovoltaica.

Adicionalmente, la producción eléctrica de El Aromo será complementaria con la generación hidroeléctrica, en especial en la época de estiaje de las centrales ubicadas en cuenca del Amazonas.