Por estas horas, la cartera que conduce Diego Mesa y secunda Miguel Lotero evalúa extender por un mes más la fecha límite para la firma de contratos adjudicados en la subasta de energías renovables del año pasado.

De acuerdo a la última prórroga del Ministerio de Minas y Energía, hoy 18 de marzo es el último día que tienen los comercializadores para rubricar sus respectivos acuerdos de abastecimiento de energía (PPA) con generadores adjudicatarios.

Según pudo saber Energía Estratégica, comercializadores que venían manifestando reparos en rubricar estos acuerdos, por considerarlos caros, ahora estarían en condiciones de firmar. Y es por ello que les habrían pedido a las autoridades de Energía la extensión de este plazo.

¿Qué los habría hecho cambiar de opinión? Estos comercializadores habrían recibido ofertas de compra por esa energía adjudicada en la subasta por otros comercializadores que la necesitan para llegar al 10% del consumo renovable obligatorio que exige el Plan Nacional de Desarrollo (PND) a partir del 2023. Las empresas que no lleguen a ese porcentaje recibirán sanciones económicas.

Cabe recordar que, para cumplir este objetivo del PND, los comercializadores tienen tres vías: La subasta de energías renovables a largo plazo; los mecanismos de la Resolución CREG 114, que permiten el traspaso de contratación de energía bilateral al mercado regulado (que todavía no está activa); y las convocatorias públicas del SICEP, donde distribuidores y comercializadores compran energía (pero esto sólo aplica para el mercado regulado).

¿Precios altos?

Otro efecto que podría hacer cambiar de opinión a los comercializadores es la volatilidad en los precios de la energía que está experimentando el mercado local y mundial tras el conflicto bélico desatado por la invasión de Rusia a Ucrania.

Según la consultora Antuko, el precio spot semanal promedio (del 28 de febrero al 6 de marzo) persistió en su tendencia decreciente, cayendo 7,7% para ubicarse en USD 59,6/MWh, muy cerca de los niveles de principios de año. Pero fue un 11% más alto que el precio spot semanal promedio en 2021.

El promedio YTD en 2022 (inicio del año hasta la fecha) fue de USD 84/MWh, un 33% superior al promedio YTD del 2021.

Fuente: Antuko

Ante esta coyuntura, quizá los precios obtenidos en la subasta del 2021 no son tan malos. Allí se adjudicaron inicialmente 2.551,27 MWh/día (el 46,22% de la demanda objetivo) a un precio promedio de 135,85 pesos por kWh. Pero en el mecanismo complementario obligatorio se seleccionaron otros 2.044,4 MWh/día (37,04% de la demanda objetivo) a un valor medio de 180,72 pesos por kWh.

En promedio, los 4.595,67 MWh-día se adjudicaron a un precio promedio de 155,81 pesos por kWh (41,17 dólares por MWh al tipo de cambio de ese momento). Aunque, cabe señalar, a los comercializadores no le preocupa tanto afrontar esos costos (a los que habría que agregarle recargos del mercado) de la energía en el corto o mediano plazo, sino que advierten que los PPA se firmarán por 15 años. Se preguntan si con el correr de los años estos contratos no terminarán siendo muy altos.

Más allá de todo esto, el Ministerio de Minas y Energía analiza que, con una nueva prórroga para la rúbrica de contratos, finalmente se podría sellar exitosamente esta tercera subasta a largo plazo de energías renovables.