El gobierno de Brasil puso a consulta pública las subastas de energías renovables para este año

Las convocatorias A-4 y A-6 están previstas para el mes de diciembre y podrán participar nuevos proyectos y ampliaciones de parques existentes, con el fin de suministrar energía a partir de 2028 y 2030.

El Ministerio de Minas y Energía (MME) de Brasil puso a consulta pública los avisos de las Subasta de Compra de Energía Eléctrica a Empresas de Nueva Generación (popularmente conocidas como Subastas de Energías Nuevas – LEN), denominadas “A -4” y “A-6” del 2024. 

La aportes a la consulta pública se podrán enviar hasta el 3 de junio de 2024 y las convocatorias están previstas a realizarse de manera secuencial en el mes de diciembre del corriente año, que tendrán el objetivo de proporcionar crecimiento del mercado para los distribuidores del Sistema Interconectado Nacional (SIN) de Brasil para 2028 y 2030, respectivamente.

En la LEN “A-4” podrán participar proyectos eólicos, solares, termoeléctricas con costo variable unitario cero, y centrales hidroeléctricas mayores a 5 MW y de hasta 50 MW de capacidad, mediante parques nuevos o la ampliación de plantas de generación existentes y soluciones híbridas, con un plazo de suministro de 15 años.

Mientras que en la Subasta de Energía Nueva “A-6” se negociarán dos tipos de suministro: El primero con los mismos proyectos de la LEN A-4, exceptuando a las centrales hidroeléctricas de hasta 50 MW de potencia. 

¿Por qué? Dicha tecnología tendría un apartado exclusivo para contratación en modalidad cantidad, con un plazo de suministro de 20 años, en cumplimiento de la Ley N° 14.182/2021.

Además, se deberá negociar al menos el 30% de la energía calificada de los proyectos de generación; sumado a que en el caso de las centrales hidroeléctricas tendrán la particularidad de que los contratos establecerán la posibilidad de rescisión si el proyecto se ve afectado por un uso óptimo del curso de agua que comprometa el suministro de los lotes de energía contratados en la subasta.

Por otro lado, no podrán participar en las licitaciones A-4 y A-6 2024 aquellos proyectos híbridos con cambios en las características técnicas que resulten en la eliminación de una de las tecnologías de generación; como tampoco las centrales ganadoras de llamados regulados anteriores y que se encuentran en proceso de cambio de características técnicas, no aprobadas por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (ANEEL). 

Aunque quedan exentas del nuevo registro las empresas que se inscribieron en la Subasta de Energías Nuevas A-5 de 2022 para proyectos eólicos, solares fotovoltaicos, hidroeléctricos y termoeléctricos de biomasa o biogás.

Además, el Ministerio de Minas y Energía de Brasil finalmente presentó una metodología para definir la garantía física de las plantas híbridas con el fin de que las mismas participen en este tipo de convocatorias 

Más de dos años sin convocatorias

De concretarse, estas serán las primeras Subastas de Energía Nueva desde el regreso de Luiz Inácio “Lula” da Silva a la presidencia en Brasil, ya que, a lo largo de los últimos años no se llevaron a cabo producto de la baja demanda por parte de las distribuidoras. 

Incluso, durante los últimos meses de la gestión de Jair Bolsonaro se canceló la LEN A-6 del 2022 porque las distribuidoras de energía no declararon la necesidad de comprar energía eléctrica, como resultado de varias medidas en curso en aquel entonces, como por ejemplo la propuesta de apertura del mercado, la ampliación de la generación distribuida y el descuento de las usinas de Eletrobras.

Mientras que en 2023 (primer año del período actual de Lula), directamente no hubo llamados ni consultas públicas al respecto; por lo que desde el Ministerio de Minas y Energía indicaron que varios actores inciden negativamente y provocan el vaciamiento de estos procesos. 

“El primero que se puede destacar es el contexto de liberalización y apertura en el que se inserta el sector eléctrico brasileño. La apertura del mercado es un movimiento que se asocia a una mayor libertad económica de los agentes, ya que les permite elegir a sus proveedores de electricidad. El proceso aporta mayor libertad de elección a los consumidores, con el consiguiente aumento de competitividad, al permitir el acceso a proveedores distintos al distribuidor”, dice una nota técnica que es la base de la consulta pública.

Aún según el documento del MME, el libre mercado se viene consolidando como motor de expansión del sector eléctrico, dado que las plantas que no tienen contratos en el entorno regulado son responsables del 67% del parque en construcción, siendo el total en construcción de 15.435 MW en abril de 2024.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *