Gustavo Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos de la Nación, adelantó que el Gobierno llevará adelante una nueva ley de promoción general del hidrógeno. Y se estima que será similar al proyecto de ley de movilidad sustentable, presentado a mediados de octubre, es decir, con incentivos para la cadena de valor del vector energético.

“Pensamos en seguir una estrategia una vez consensuado el proyecto de ley. Y que, con otras iniciativas, considerar este régimen y establecer un esquema de promoción para que el H2 sea una economía que, al igual que la electromovilidad, fomente la creación de valor y nos ayude a tener una senda de transición energética sostenible, agregó Leandro Gorgal, subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales para el Desarrollo.

“Estamos viendo la necesidad de trabajar en un marco conceptual de desarrollo del hidrógeno bajo en emisiones, esto incluye tanto al verde como el azul, el cual podría ser una vía para avanzar en el mercado interno”, continuó este último funcionario. 

De todos modos, cabe mencionar que meses atrás la Plataforma H2 Argentina presentó su propuesta para actualizar la ley del Hidrógeno (promulgada en 2006) al Congreso de la Nación, aunque aún está en comisiones y a la espera de una decisión legislativa. 

Pero en este nuevo régimen que busca impulsar el gobierno también se aspira a identificar los actores claves de la cadena, quiénes demandan hidrógeno y a qué precio. “Relevaremos objetivos y ambiciones de países y asociaciones, se establecerá una matriz de asociatividad e inclusión de los puntos de contacto con nuestra visión nacional”, vaticinó Gorgal.

“Estamos desarrollando la exportación, un capítulo de financiamiento, de cooperación internacional, el papel de los principales impulsores mundiales de la inserción del H2. Y, a la par, se analizan los mecanismos para generar un marco de asociación internacional entre la administración nacional y el ámbito público-privado y el sistema científico-tecnológico”, añadió. 

A ello se le debe sumar que, según explicó el funcionario, se pretende hacer una serie de estudios de los costos de producción del hidrógeno en sus diversas formas, costos logísticos hacia potenciales mercados internacionales demandantes y aquellos relacionados al régimen legal vigente y las necesidades de su ajuste para “facilitar las inversiones en ese campo”. 

Por otro lado, una de las posibilidades que se analiza es inyectar hidrógeno en la red de gas natural. “Es un piloto concreto que Argentina podría implementar en el corto plazo, con un impacto directo en la reducción de los gases de efecto invernadero a nivel nacional, y sin comprometer económicamente el desarrollo del país”, sostuvo Gorgal.

Mientras que también dejó entrever que hay intenciones de avanzar en la adaptación y mitigación del cambio climático ya que, desde la cartera de financiamiento internacional, “existen cerca de 230 proyectos por aproximadamente USD 30.000.000.000 y casi la mitad, tienen que ver con ello”. 

“Entendemos que para los próximos años, debemos centrarnos en una estrategia de financiamiento internacional donde el cambio climático sea un eje transversal que esté presente en cada uno de los proyectos que estructuremos”. 

“En lo que respecta a la transición energética, trabajamos junto a la Secretaría de Energía en implementar o estructurar proyectos de financiamiento que apoyen el desarrollo de las líneas de transmisión eléctrica, ya que son un factor determinante para poder extender la instalación de parque eólicos y solares a lo largo y ancho del país”, concluyó el subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales para el Desarrollo.